11 ejemplos de filosofía personal para guiar tu vida

11 ejemplos de filosofía personal para guiar tu vida
Sandra Thomas

Si alguien te preguntara, "¿Cuál es su filosofía personal?" ¿sabrías responderlas?

Probablemente tenga una idea de lo que es importante para usted, pero ¿ha creado alguna vez una declaración que lo resuma?

Mira una lista de valores personales y algunos te llamarán la atención.

Todos tenemos diferentes razones para nuestros objetivos y acciones.

Todo lo que haces tiene un propósito, aunque no lo reconozcas conscientemente.

Toda persona de éxito ha elegido seguir una filosofía basada en sus valores fundamentales.

Tú puedes hacer lo mismo, pero primero tienes que saber exactamente qué es eso.

¿Qué es una filosofía personal?

Los objetivos más pequeños guían tus días, mientras que los objetivos a largo plazo guían meses y años de tu vida. Todos esos objetivos se basan en tus valores fundamentales, que determinan las reglas con las que vives.

Algunas de estas filosofías pueden estar relacionadas con la religión o la cultura, pero varían de una persona a otra, incluso dentro de esos marcos.

Puede basar su filosofía personal en las siguientes preguntas:

  • ¿Qué le apasiona o qué le inspira?
  • ¿Cómo describiría su vida ideal?
  • ¿Qué elementos o valores tienen en común tus pasiones y tu vida ideal?
  • ¿Qué hábitos tienes relacionados con esos valores?
  • ¿Cómo resumiría sus objetivos y su visión de la vida utilizando estos valores?

Cómo crear su filosofía personal

Ahora que ya tiene una idea general de lo que es, ¿cómo se escribe una filosofía personal?

Si no sabe por dónde empezar, le indicamos algunos pasos para ayudarle.

  • Empiece con una lista de 10 a 20 valores personales.
  • Reduzca su lista a entre 3 y 5 valores fundamentales.
  • Piensa por qué cada uno de estos valores es tan importante para ti.
  • Para cada uno de ellos, escribe cómo pones en práctica esos valores a diario.
  • Conecte cada valor con sus objetivos y aspiraciones a largo plazo.
  • Escribe unas frases sobre cómo estos valores te definen y te guían.
  • Redúzcalas a una frase que resuma su motivación principal.

Si quieres que te ayudemos a identificar tus valores, consulta nuestra amplia lista de 400 palabras de valor.

11 Ejemplos de filosofía personal

Sin duda, su filosofía personal resonará en los demás y expresará valores como los que verá en los siguientes ejemplos de filosofía de vida, cada uno de los cuales es importante para todos. Léalos para inspirarse y para ayudarle a articular la suya propia.

1. No hacer daño.

Luchar por el éxito sólo es bueno si no perjudica a los demás. Una victoria que llega a costa de otro no te acercará a convertirte en una persona de la que estarías orgulloso.

Cuando emprendas un reto, comprométete a hacer todo lo necesario para obtener el mejor resultado para todos los implicados, y para todos los que puedan verse afectados por él.

Cuanto más valores tu conexión con otros seres humanos y con toda la vida, menos querrás formar parte de algo que viole los derechos de cualquiera.

Respeta a los demás lo suficiente como para ser consciente de cómo les afectan tus palabras y acciones para elegir el mejor camino a seguir. Y mira más allá de la superficie para ver qué esfuerzos buscan realmente el bien de todos.

Valores personales:

  • Compasión
  • Respetar
  • Conexión

2. No hay fracasos, sólo resultados de los que aprender.

La tenacidad está detrás de esta filosofía; no importa lo que te pase, sigues adelante.

No importa cuántos resultados menos que deseables obtengas, sigue avanzando hacia tu objetivo y tomando medidas para acercarte a él.

Sabes que cada supuesto fracaso no es más que un resultado del que puedes aprender, y ves los reveses con mentalidad de crecimiento para buscar la lección.

Analizas qué ha ido mal o qué puedes hacer para obtener un mejor resultado la próxima vez, y vuelves a intentarlo.

No aceptas el fracaso porque cada resultado que no está a la altura de tus esperanzas te enseña más de lo que podrías esperar... Cada paso vacilante sigue siendo un paso.

Valores personales:

  • Resiliencia
  • Tenacidad
  • Valor

3. Estás aquí para hacer que ocurran cosas buenas.

Esta es tu filosofía (o parte de ella) Si crees que tu propósito en la vida es hacer que ocurran cosas buenas para la gente de tu mundo: los que quieres, los de tu comunidad y los de fuera de ella.

Estás aquí para mejorar el mundo, una persona y una acción cada vez. Crees que tu vida no estará bien empleada a menos que tengas un impacto positivo en quienes te rodean.

Todo con moderación, sin embargo. Si usted toma en demasiado mucha responsabilidad, siempre sentirás que no es suficiente hagas lo que hagas. Y te quemarás.

Sé tan amable y compasivo contigo mismo como lo eres con los demás.

Valores personales:

  • Relaciones
  • Empatía
  • Compasión

4. Sigue estirándote y poniéndote retos.

Esta tiene que ver con la valentía, ya que requiere que salgas de tu zona de confort. Sabes que fuera de ella existe un mundo de oportunidades que cambian la vida.

¿Cómo puede hacerlo?

  • Fíjate bien en tu zona de confort y en lo que te impide hacer.
  • Comprométete a hacer algo que parece ir más allá de tu capacidad actual.
  • Observa a quienes han logrado cosas que crees que están más allá de tu capacidad.
  • Aprende lo que hacen de forma diferente y hazlo tú mismo (siempre que no te perjudique).
  • Si no sabes qué hacer, actúa como si lo supieras y actúa.

Da un paso cada vez, pero sigue dando pasos. Sigue probando cosas nuevas. Sigue haciéndote preguntas desafiantes. No esperes a que otro te desafíe.

Valores personales:

  • Valor
  • Pasión
  • Curiosidad

5. El estado de flujo es donde se produce la magia.

La comprensión cognitiva está muy bien, pero si alguna vez has estado en un estado de flujo creativo, sabrás que la diferencia entre el estado de flujo y la comprensión cognitiva es como la diferencia entre la intuición y el razonamiento.

Soltar el control consciente y dejarse llevar por la corriente tiene sus ventajas. Te conviertes en un conducto de pensamientos, ideas y sentimientos que no sabías que te eran accesibles.

Entrar en un estado de flujo requiere algo más que voluntad, pero una vez que aprendas a acceder a ese estado, no te contentarás con lo que tu mente consciente pueda averiguar.

Y querrás ayudar a otros a experimentar el mismo flujo creativo.

Valores personales:

  • Creatividad
  • Imaginación
  • Intuición

Más artículos relacionados:

13 rasgos entrañables de alguien con una personalidad cálida

31 buenos lemas para una vida estelar

La lista definitiva de 143 lecciones de vida que debes aprender

6. No tienes por qué entenderlo todo.

Para tener una vida plena no hace falta comprender todo lo que te importa. ¿Qué aburrida sería la vida si ya lo tuvieras todo resuelto?

La vida es mucho más divertida cuando aún te queda aprendizaje por hacer. Es más emocionante visitar un lugar diferente a todos los que has visto antes. Todos llevamos un poco de explorador dentro.

Y el objetivo del explorador no es entender todo lo que ve, ni siquiera todo lo que estudia, sino aprender y ampliar su perspectiva.

Una auténtica experiencia de aprendizaje debe cambiarte de alguna manera, debe hacer que seas más de lo que eras.

Valores personales:

  • Sabiduría
  • Crecimiento
  • Aprender

7. La integridad personal debe guiar todas las acciones.

La integridad es totalidad. Cuando actúas con integridad, te comportas de forma coherente con tus creencias. Actuar al margen de tus valores socava tu integridad, te divide.

Comprométete a actuar siempre con integridad, y la gente sabrá qué esperar de ti. Confiarán en que te comportas de un modo que refleja tu código moral.

Es cierto que tus creencias pueden cambiar y con ellas tu comportamiento. Si te alejas de creencias a las que te has aferrado durante años y sigues actuando con integridad, es probable que la gente note el cambio.

Pero una vez que conozcan el motivo, es más probable que le respeten por actuar de acuerdo con sus creencias actuales, aunque contrasten mucho con las anteriores.

Valores personales:

  • Integridad
  • Coherencia
  • Honestidad

8. El impacto importa más que la intención.

Por muy nobles que sean tus intenciones, si la experiencia de alguien hace que reciba tus palabras o acciones de un modo que no pretendes, os debes a ambos una mirada más atenta.

Si las relaciones te importan más que tener razón, el impacto de tus palabras debería importar más que tu intención. Nunca asumas que es culpa de la otra persona por tomarse tus comentarios "a mal".

Ver también: 13 maneras de poner a un manipulador en su sitio

Si al principio envías un mensaje equivocado, discúlpate, aprende en qué te equivocaste e inténtalo de nuevo. Aprende cómo los demás pueden interpretar tus palabras en función de sus experiencias. Tu filtro es tuyo, y tu experiencia no es universal.

Valores personales:

Ver también: ¿Qué es el pan rallado? (8 señales de que no te tienen en cuenta)
  • Empatía
  • Compasión
  • Comprender

9. Sé consciente tanto en tu vida personal como profesional.

Es importante parar con regularidad y mirar hacia dentro. Presta atención a lo que sientes o piensas, ya estés relajado, ansioso o en algún punto intermedio.

No te juzgues por pensar o sentir cosas que no parecen encajar con la persona que quieres ser. Eres humano y aún estás conociéndote a ti mismo y a la persona en la que quieres convertirte.

Practicar la atención plena te ayuda a mantenerte conectado con el origen de tus acciones. Y cuanto más consciente seas de lo que ocurre entre bastidores, más fácil te resultará crear nuevos hábitos que sean coherentes con tus valores.

Valores personales;

  • Mindfulness
  • Conexión
  • Introspección

10. Aprende haciendo.

Por muy valioso que sea aprender de los libros y por mucho que se pueda aprender viendo vídeos de YouTube, nada puede sustituir a hacerlo de verdad. No te preocupes si no lo haces correctamente, o ni siquiera bien. La práctica te ayudará a mejorar.

Si merece la pena hacerlo, merece la pena hacerlo mal.

¿Has conocido alguna vez a un niño pequeño que tuviera demasiado miedo a caerse o a quedar mal como para dar el primer paso? No nacemos con miedo a fracasar, eso es algo que aprendemos a medida que crecemos.

Piensa en la danza como otro ejemplo. Tus primeros intentos no van a ser bonitos, pero la gente se inspira en quienes aman el baile demasiado como para preocuparse por su aspecto.

Haz lo que te gusta y nunca tengas miedo de probar algo nuevo.

Valores personales:

  • Valor
  • Humildad
  • Aprender

11. Sé valiente y ten grandes sueños.

No te gusta que te encajonen con expectativas bajas. Quizá los demás piensen que tus ideas son "extra" o exageradas, pero tú piensas: "¿Para qué molestarse en soñar si el sueño es sólo una versión ligeramente mejor de la realidad?".

Quieres un cambio real, una transformación. Independientemente de lo que piensen los demás, tu metamorfosis inspirará a otros grandes soñadores a seguir tu ejemplo.

Después de todo, ¿qué te ha aportado la timidez o el "encajar"? O eres tu yo auténtico y audaz, o vas como un sonámbulo por la vida.

O tal vez no te consideras audaz, pero te gustaría ser más proactivo de lo que has sido hasta ahora. Sientes el impulso en ti y estás listo para descubrir adónde te llevará.

Sé valiente. Aunque tu audacia no te haga rico, te gustarás más por haberte arriesgado.

Valores personales:

  • Audacia
  • Pasión
  • Confianza

¿Está listo para escribir su filosofía personal?

Ahora que ha repasado estos ejemplos de filosofía personal, ¿cuáles le resuenan más? ¿O qué le viene a la mente cuando hace una lista de sus propios valores personales?

Piensa en incidentes en los que alguien te haya impresionado por la forma en que practicaba uno de esos valores. O recuerda un momento en el que te hayas sentido orgulloso de ti mismo. ¿De qué te sentiste más orgulloso?

Escribir tus pensamientos puede ayudarte a entender mejor por qué haces las cosas que haces. Y estarás mucho más cerca de articular tu filosofía personal.

Una vez que lo hagas, escríbelo donde lo veas todos los días.




Sandra Thomas
Sandra Thomas
Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.