14 maneras de dejar de vivir en el pasado

14 maneras de dejar de vivir en el pasado
Sandra Thomas

¿Ha cometido alguna vez un error en el que no puede dejar de pensar?

Quizá fracasaste en una entrevista para el trabajo ideal que siempre has querido.

O has decidido cortar por lo sano con tu pareja, y te has quedado atascado repitiendo todas las cosas que hiciste mal en tu relación.

Sea cual sea tu situación, pensar en el pasado es una pérdida de energía.

Al fin y al cabo, lo hecho, hecho está, y lo mejor que puedes hacer es seguir adelante.

Qué hay en este post: [show]

    ¿Qué significa vivir en el pasado?

    Las experiencias pasadas moldean nuestros patrones de conducta, pensamientos e instintos. No hay escapatoria, así funciona la mente humana.

    Sin embargo, vivir en el pasado puede dañar tu mente, cuerpo y alma.

    Al fin y al cabo, las enseñanzas extraídas de errores y situaciones anteriores impulsan el crecimiento.

    Esencialmente, cuando "vives en el pasado", te aíslas del presente y pierdes el tiempo agonizando por lo que "podrías y deberías haber hecho". En última instancia, vivir en el pasado te priva de satisfacción y productividad y te impide alcanzar tus objetivos.

    ¿Cómo puede saber si siente una sana nostalgia o se encuentra en un estado de desarrollo detenido? Tenga en cuenta los siguientes puntos.

    • Rumiando: Repasar constantemente en tu cabeza acontecimientos del pasado es enloquecedor, y es una señal inequívoca de que estás atascado.
    • Mala salud mental: Las personas que pasan demasiado tiempo pensando en el pasado pueden sufrir diversos obstáculos de salud mental, como ansiedad y depresión. También es posible que desarrollen afecciones problemáticas como narcisismo y trastorno delirante.
    • Mala salud física En cualquier caso, si se siente mal y no consigue mejorar, puede deberse a una confusión emocional provocada por traumas del pasado que no se han abordado.

    ¿Es posible dejar de vivir en el pasado?

    Si te encuentras constantemente atascado en el pasado, puede que sientas que es imposible ajustar tu enfoque.

    Tal vez sea usted ansioso por naturaleza y no le gusten los cambios, por lo que encuentra consuelo en el pasado.

    Romper con los malos hábitos nunca es fácil, pero es posible controlar los pensamientos sobre acontecimientos pasados y centrar la vista en el futuro.

    Para dejar de vivir en el pasado, primero tienes que aceptar que no es sano y averiguar por qué estás atascado rumiándolo.

    ¿Qué hace que alguien viva en el pasado?

    Vivir en el pasado es una causa común de problemas de salud mental. Las personas se quedan atascadas en el pasado, lo que hace que su química cerebral esté triste, enfadada y estancada. Entonces, ¿cuáles son las principales razones por las que las personas viven en el pasado? Echemos un vistazo a algunos culpables.

    • Trauma Los traumas no abordados son literalmente asesinos. Privan a las personas de alegría y motivación y pueden dificultar la regulación de las emociones. Las personas que viven en el pasado suelen estar cargadas de
    • Duelo La pérdida de seres queridos o la muerte de un sueño largamente acariciado pueden sacudir el mundo de una persona. Algunas se quedan atrapadas en ese momento y empiezan a vivirlo una y otra vez.
    • Arrepentirse El arrepentimiento: Hay quien dice que el arrepentimiento es una emoción inútil. Sin embargo, es tan real como la lluvia, y desear que desaparezca no sirve de nada. La autodesilusión es una emoción poderosa que erige obstáculos emocionales, y esas barreras a menudo atrapan a las personas en el momento de su error percibido. En otras palabras, el arrepentimiento puede encadenarte al pasado si se lo permites.
    • Vergüenza La vergüenza es una mezcla tóxica de escarnio público y abnegación interna. También es un miedo poderoso que la gente intenta evitar a toda costa. Cuando se cuela en el alma o en los patrones de pensamiento de alguien, la vergüenza tiene el poder de atrapar a la gente en tornados psicológicos destructivos, manteniéndolos tensos y atrapados en la presencia perpetua de su mortificación.

    Cómo dejar de vivir en el pasado: 14 acciones para dejarlo atrás y vivir el presente

    Si te preguntas cómo dejar de vivir en el pasado, primero tienes que cambiar tu mentalidad. Lleva tiempo y paciencia entrenar tu mente para que se centre en el presente, así que sé amable contigo mismo durante todo el proceso.

    Aquí tienes 14 acciones que puedes emprender para dejar atrás tu pasado y empezar a vivir en el aquí y el ahora.

    1. Asume la responsabilidad de tus errores

    Tal vez cometiste errores en tu pasado que hicieron que tu vida tomara un rumbo diferente. Tal vez incluso heriste a otros con tus acciones. Si escondes tus errores bajo la alfombra, estás haciendo un flaco favor no sólo a aquellos a los que heriste, sino también a ti mismo.

    Reconocer y aceptar que tuviste algo que ver en tu situación es el primer paso para dejar atrás el pasado, lo que puede significar acercarte a alguien a quien hiciste daño y pedirle disculpas o compensarle de alguna manera.

    Una vez que puedas asumir la responsabilidad de tus faltas anteriores, sentirás que te quitas un enorme peso de encima.

    2. Perdónate a ti mismo y a los demás

    Si cometiste un error en el pasado, es probable que hayas pasado mucho tiempo rumiándolo y castigándote por ello. Tal vez tus decisiones causaron dificultades en tu propia vida, o heriste a alguien que te importaba.

    Por mucho que lo desees, no puedes volver atrás y cambiarlo, así que lo mejor que puedes hacer es perdonarte a ti mismo.

    Si tú fuiste la persona que se quemó, intenta perdonar a la otra persona. Puede ser difícil, pero te sentirás muy bien al librarte de la rabia que sientes.

    3. Concéntrate en las cosas que están bajo tu control

    El pasado ya pasó, así que por mucho que desees cambiar las cosas, pensar en ello es una pérdida de tiempo y energía.

    El aquí y ahora es todo lo que tienes. Céntrate en lo que está bajo tu control, que es el momento presente. Puede que hayas metido la pata en el pasado, pero hoy puedes tomar medidas para corregir tus errores y dar un giro a tu vida.

    Es mucho mejor que dediques tu tiempo a encontrar formas de mejorar tu situación actual. Centra tu energía en el crecimiento personal y en trabajar en las cosas de ti mismo que necesitas mejorar.

    4. Encuentra una salida saludable para tus emociones

    A menudo, la razón por la que rumiamos nuestro pasado es que no hemos procesado nuestras emociones. Cuando reprimes tus sentimientos, suelen aparecer de formas no muy agradables.

    Encontrar una vía de escape es crucial para procesar tus emociones de forma saludable. Tal vez seas un artista, y dejas que tus pensamientos cuenten una bella historia sobre el lienzo.

    O puede que prefiera un enfoque más personal, como escribir un diario. Escribir sus pensamientos es una forma excelente de procesar emociones difíciles. Incluso puede quemar o romper las páginas después como forma simbólica de liberarse de ellas.

    5. Aclarar su apego al pasado

    Para dejar de obsesionarte con el pasado, primero tienes que entender por qué estás tan apegado a él. La gente suele quedarse atascada en el pasado por dos motivos: o bien tuvieron una experiencia difícil o bien una experiencia increíble.

    Si se encuentra en el primer bando, es probable que haya vivido una situación traumática de algún tipo, como un accidente o incluso una ruptura. Puede que se pregunte qué podría haber hecho para cambiar el resultado.

    Sin embargo, puede que estés pensando en una experiencia fantástica de tu pasado. Si sientes que nunca volverás a alcanzar ese nivel de felicidad, eso podría explicar por qué estás tan apegado a ese momento.

    6. Identifique las lecciones que sacó de la experiencia

    Una forma de superar las experiencias pasadas es identificar las lecciones aprendidas.

    Por ejemplo, tal vez una ruptura desagradable te enseñó lo que no Ahora es más probable que detecte las banderas rojas desde el principio.

    O tal vez metiste la pata, no cumpliste un plazo importante y te despidieron del trabajo. Este reto te enseñó una lección importante sobre la gestión del tiempo y el establecimiento de prioridades. Sea cual sea el resultado, seguro que hay una lección que puedes extraer de tu pasado.

    7. Deja atrás tu mentalidad de víctima

    Si sufrió malos tratos en el pasado, ya fueran físicos, mentales o emocionales, no cabe duda de que fue una víctima. Sin embargo, por dolorosas que fueran esas experiencias, puede ser útil verlas desde una perspectiva diferente.

    En lugar de pensar en ti mismo como una víctima, piensa en ti como un superviviente de tus circunstancias. Reconocer la fuerza que hizo falta para salir de la situación puede ser una experiencia fortalecedora.

    Será más fácil dejar ir esas emociones difíciles una vez que aprenda a ver su pasado a través de este nuevo lente.

    8. Expresar gratitud por el presente

    Cuando estás atascado en el pasado, descuidas el momento presente. Puedes estar presente cuando estás preocupado. Una práctica de gratitud es una forma estupenda de restablecer tu concentración. Cada mañana, escribe tres cosas por las que estés agradecido.

    No olvides pararte a oler las rosas de vez en cuando, disfrutar de la belleza del mundo que te rodea y apreciar a las personas que forman parte de tu vida.

    Apreciar la vida y disfrutar de los placeres sencillos es clave para dejar atrás el pasado y saborear el aquí y el ahora.

    9. Quítate las gafas de color de rosa

    La verdad es que el pasado nunca fue tan grandioso como lo imaginamos. Quizá llevamos unas gafas de color de rosa que alteran nuestra percepción de los acontecimientos anteriores.

    Tal vez tenías una pareja que te parecía perfecta para ti, y ahora comparas con ella a todas las citas potenciales. Ninguna de tus relaciones parece funcionar porque no cumple tus expectativas.

    Una vez que el pasado ha quedado atrás, es posible que te pongas sentimental y olvides los retos y las emociones difíciles que tuviste en su momento. Recordarte a ti mismo que tu pasado no fue tan perfecto y mágico como podrías estar recordando es crucial para dejar ir.

    Más artículos relacionados

    21 maneras de conocer gente nueva en una ciudad nueva

    28 cosas divertidas para hacer solo

    23 razones por las que no te gusta la gente

    10. Recuerda que eres el autor de tu historia

    Piensa en tu vida como una historia y en cada capítulo como una época diferente de tu vida. Algunos capítulos serán buenos y otros no tanto.

    Probablemente hayas leído libros con capítulos que tenían un mal final. Sin embargo, tal vez leíste el capítulo siguiente y las cosas mejoraron mucho.

    Lo mismo ocurre con tu vida: quizá un capítulo de tu pasado no tuvo el desenlace que esperabas o deseabas. La única forma de superarlo es pasar página. Tienes el poder de seguir escribiendo tu historia, pero no si continúas leyendo la misma página una y otra vez.

    11. Rodéate de gente positiva

    Rodearse de personas negativas puede ser perjudicial en más de un sentido. No sólo es más probable que te quedes atascado en una mentalidad negativa, sino que tampoco tendrás el sistema de apoyo necesario para ayudarte a construir un futuro mejor.

    Encuentre amigos que le apoyen y que le gusten ver el lado bueno de la vida. Es una gran sensación estar rodeado de personas con ideas afines.

    Una ventaja añadida son todos los nuevos y maravillosos recuerdos que pueden crear juntos para olvidarse del pasado.

    12. Crece a partir de tus errores

    Una cosa es reconocer y aceptar tus errores y otra muy distinta es crecer a partir de ellos.

    Utiliza tus errores como motivación para hacerlo mejor en el futuro. Examínalos y aprende de ellos. Quizá te has dado cuenta de que siempre llegas tarde y necesitas trabajar para poner en orden tus prioridades, o quizá has aprendido que tienes algunos rasgos tóxicos que necesitas eliminar antes de meterte en otra relación romántica.

    Ver también: 50 citas del alma para despertar tu alegría

    Es menos probable que te martirices por los errores del pasado una vez que aprendes a crecer a partir de ellos.

    13. Fijar la vista en el futuro

    Cuando te encuentres atascado en el pasado, puede resultarte útil centrarte en el futuro.

    Dejar atrás el pasado es más fácil de decir que de hacer, pero lo bonito es que te esperan cosas mejores. Al soltar emociones que ya no te sirven, dejas espacio para que entren cosas nuevas en tu vida.

    Sin embargo, ten cuidado de no centrarte demasiado en el futuro e ignorar el presente, otro hábito poco saludable que debes evitar.

    14. Descubrir un nuevo propósito de vida

    Somos aquello en lo que nos centramos, y las personas que viven en el pasado pasan la mayor parte del tiempo rumiando lo que fue en lugar de lo que podría ser.

    Así que si no puedes liberarte de tu historia, intenta forzar a tu cerebro a cambiar de dirección encontrando algo que te apasione: un nuevo propósito.

    Descubrir nuevas pasiones y metas es mucho más difícil que decir que lo harás. Pero millones de personas vuelven a enamorarse de la vida a diario, y con sólo un 10% más de esfuerzo, tú también puedes. Piensa en lo que llena tu alma de alegría.

    Prueba cosas nuevas, conoce gente nueva... Antes de que te des cuenta, un nuevo propósito vital caerá en tu regazo, como si te lo hubieran enviado cósmicamente.

    Establecer nuevas rutinas saludables

    Establecer rutinas saludables es una de las mejores cosas que podemos hacer por nosotros mismos. Los beneficios incluyen:

    1. Buenos hábitos Las rutinas ayudan a las personas a establecer buenos hábitos que mejoran la salud física, mental y emocional.
    2. Menos estrés y ansiedad Los estudios demuestran que las rutinas saludables reducen el estrés y la ansiedad al proporcionar estructura y previsibilidad.
    3. Mejor control Cuando tienes una rutina, controlas mejor tu vida y tus actividades diarias.
    4. Mejora de la productividad Las rutinas aumentan la productividad al infundir disciplina y concentración en los patrones de pensamiento, eliminar distracciones y mantener la concentración en la tarea.

    Todo esto es lo que necesita alguien que intenta salir del pasado.

    Pero establecer rutinas es mucho más difícil que hablar de ellas. Además, es casi seguro que fracasarás si intentas cambiarlo todo de golpe. El éxito se consigue empezando despacio y poco a poco e ir subiendo.

    ¿Cuáles son algunos ejemplos de rutinas y tareas diarias que podrías incorporar a tu vida y que podrían ayudarte a superar el pasado?

    • Rutina Mindfulness La meditación, el yoga y los diarios han ayudado a millones de personas a llevar una vida más plena y satisfactoria.
    • Alimentación sana La alimentación: Alimentar tu cuerpo con lo que necesita te llevará por el buen camino y te ayudará a sentirte mejor físicamente.
    • Ejercicio El movimiento -especialmente el movimiento que hace bombear el corazón- mejora la función cognitiva e inunda el cerebro de hormonas del bienestar.
    • Rutinas matutinas y nocturnas: Las rutinas matutinas y nocturnas añaden una estructura muy necesaria a nuestras vidas y nos ayudan a mantener la disciplina. Además, garantizan que atendamos las necesidades básicas de higiene que pueden prevenir la depresión.

    Ventajas de dejar atrás el pasado

    Hay pocos regalos más grandes que hacerse a uno mismo que dejar atrás el pasado; los beneficios son numerosos e incluyen los siguientes:

    Ver también: 21 mejores trabajos para quienes odian a la gente
    • Aumento de la productividad Cuando tu mente se centra en el pasado, básicamente vives en él. En lugar de centrarte en el presente y su riqueza de posibilidades, te quedas atrapado en un ciclo dañino de "y si..." y "pobre de mí..." Como resultado, no tienes la energía, la disciplina ni la concentración necesarias para ser productivo. Dejar ir limpia tus patrones de pensamiento y te permite volver a subirte a tu vida y ponerte en marcha.
    • Buena salud mental Vivir en el pasado erosiona la salud mental. El cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano. Los científicos aún están descubriendo sus maravillas. Y aunque aún les queda mucho camino por recorrer, los investigadores han determinado que quedarse atascado en el pasado cambia la química del cerebro para peor, lo que puede desencadenar diversos trastornos mentales. Cuando las personas se desenredan de historias traumáticas, su salud mental mejora.los neurotransmisores se alinean mejor, lo que conduce a una mente más sana.
    • Amistades más fuertes: Cuando sueltas el pasado, dejas espacio para el presente y el futuro. Además, te liberas del estrés asociado a traumas históricos personales. Construimos y mantenemos mejores amistades cuando estamos menos estresados y más abiertos.
    • Mejor salud física: Vivir en el pasado provoca estrés mental, que desencadena hormonas de lucha o huida que pueden poner a prueba nuestro organismo.

    ¿Por qué debemos dejar de vivir en el pasado?

    No importa por qué te encuentres dándole vueltas al pasado, no es un hábito saludable. Encontrar la manera de seguir adelante es importante para tu bienestar y tu estado emocional.

    A continuación se exponen algunas razones por las que debería dejar de vivir en el pasado:

    • Al vivir en el pasado, te impides empaparte y disfrutar del momento presente.
    • No puedes cambiar el pasado, así que es un desperdicio de tu energía mental pensar demasiado en él.
    • Ser demasiado duro con uno mismo por decisiones pasadas puede mermar la confianza y los sentimientos de autoestima.
    • Te estarás obligando a revivir emociones negativas como la tristeza, la ira y la pena.
    • No es justo para las personas que forman parte de tu vida actual que estés constantemente rememorando el pasado.

    ¿Por qué me quedo anclado en el pasado?

    Si quieres dejar de vivir en el pasado, es fundamental que entiendas por qué estás tan atrapado en él.

    Este hábito poco saludable puede deberse a diversas razones, como:

    • No has aceptado del todo una situación y te preguntas cómo podría haber ido de otra manera.
    • Tomaste una mala decisión de la que te avergüenzas o temes que se repita.
    • Ha sufrido un acontecimiento traumático, como un divorcio o un accidente de coche, y no sabe cómo superarlo.
    • Sientes que llegaste a lo más alto en tu pasado, así que el presente palidece en comparación.
    • Estás viendo tu pasado a través de unas gafas de color de rosa, y eso te está impidiendo recordar también los momentos difíciles.

    ¿Cómo puedo dejar de vivir en el pasado en mis relaciones?

    Tal vez usted y su pareja discutieron, y está repitiendo los acontecimientos una y otra vez en su cabeza. Tal vez recientemente pasó por una ruptura que le dejó preguntándose: ¿Cómo podría haber manejado mejor la situación?

    Aquí tienes algunas formas de poner fin a esta mentalidad y volver a centrarte en el presente:

    • Acepta tus errores: hiciste lo mejor que pudiste con lo que tenías en ese momento.
    • Reconoce que nadie es perfecto y que machacarte por la situación no sirve de nada.
    • Discúlpate y repara el daño si es necesario. ¿Hay alguna forma de compensarles?
    • Siente tus emociones y luego déjalas ir.
    • Perdónate a ti mismo y a la otra persona y comprométete a mejorar en el futuro.

    No importa de qué te arrepientas, es posible dejar de pensar en el pasado. Todo lo que necesitas es un cambio de mentalidad y la determinación de seguir adelante. En lugar de rumiar lo que se ha ido, mira hacia el futuro y las hermosas experiencias que te esperan.




    Sandra Thomas
    Sandra Thomas
    Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.