15 maneras de prosperar con una personalidad reservada

15 maneras de prosperar con una personalidad reservada
Sandra Thomas

Algunas personas creen que tener una personalidad reservada es una cualidad negativa.

Pero la verdad es que ser reservado tiene muchas ventajas y hay muchas formas de prosperar en la vida con una personalidad más reservada que otras.

Puede ser duro ser el callado del grupo, sobre todo porque la gente asume que algo va mal y que estás enfadado o que les estás juzgando en voz baja.

Pero si eres reservado, sabes que es porque disfrutas escuchando a otras personas mantener una conversación y prefieres hacer aportaciones sólo cuando crees que son útiles o necesarias.

No es que nunca hables, pero la mayor parte del tiempo el parloteo se produce en tu cabeza.

A menudo, las personas reservadas son introvertidas cuya personalidad natural se presta a una forma de relacionarse más tranquila y reflexiva. ¿Le suena a usted?

Hablemos de los rasgos de personalidad de las personas reservadas y de algunas de las mejores formas de prosperar en la vida con este tipo de personalidad.

Rasgos de personalidad reservados

Las personas reservadas comparten ciertos rasgos de personalidad. Pueden serlo:

  • Calma y serenidad
  • Autónomo
  • Silencio
  • Contención
  • Introspectiva
  • Circunspecto
  • Equilibrado
  • Autosuficiente
  • Emocionalmente estable

Aunque no son necesariamente tímidas, las personas reservadas prefieren mantenerse al margen a menos que surja un tema realmente importante para ellas.

Son pensadores profundos y prefieren escuchar a otras personas que se comunican en grupo en lugar de exponerse y abrirse a un público más amplio.

Disfrutan manteniendo conversaciones más profundas con uno o dos amigos íntimos.

¿Qué significa ser una persona reservada?

Ser reservado no tiene nada de malo. Aunque los demás puedan percibirte como tímido o incluso retraído, posees cualidades que te sirven a ti y a los que te rodean.

  • Las personas reservadas tienen la capacidad de guardarse sus emociones y no se dejan provocar fácilmente.
  • Cuando sienten que surgen emociones, las personas reservadas pueden guardarse sus opiniones y mantener un comportamiento tranquilo y sereno.
  • Pueden gestionar en privado su contenido intelectual y emocional sin enfadar ni molestar a los demás.

Las personas reservadas pueden parecer estoicas, pero eso no significa que se sientan infelices o incómodas.

Como tienden a guardarse sus opiniones para sí mismos, rara vez imponen una influencia emocional inadecuada a otras personas.

En cambio, meditan sobre la información que escuchan y reflexionan sobre ella durante bastante tiempo hasta que hablan (si sienten la necesidad de hacerlo).

¿Por qué soy reservado?

Hay muchas razones posibles por las que podría ser reservado, y ninguna de ellas tiene por qué ser negativa.

Ser reservado puede formar parte de tu tipo de personalidad introvertida, pero incluso los extrovertidos pueden ser reservados en determinadas situaciones.

Puede que ser reservado te haga feliz y te satisfaga. Puede que no sientas la necesidad de ajustarte a los deseos de la sociedad y exponerlo todo para que todo el mundo lo vea.

En su lugar, le reconforta ser selectivo con la información que comparte con otras personas y con quién la comparte.

Tal vez seas reservado porque no quieres complicarte la vida. Si eres reservado, significa que tienes un alto sentido de la autoconciencia y no das a la gente muchas oportunidades de juzgarte o etiquetarte.

Su independencia le permite tomar sus propias decisiones sin consultar la opinión de los demás, lo que puede llevarle a ser reservado.

Tanto si estás orgulloso de tus rasgos reservados como si quieres cambiarlos, es importante saber cómo puedes prosperar en la vida sin dejar de ser reservado.

Aquí tienes algunos buenos consejos para vivir tu mejor vida con este tipo de personalidad.

15 maneras de prosperar con una personalidad reservada

1. Acepta tu tipo de personalidad

Acepta tus rasgos naturales y no sientas que tienes que ser inauténtico para complacer a los demás.

Puede que te des cuenta de que las personas que te rodean tienen personalidades diferentes a la tuya, así que puede que intentes adaptarte para encajar.

Puede que estos esfuerzos funcionen a corto plazo, pero después de intentarlo durante algún tiempo, te sentirás agotado e inseguro.

La fachada que creas te causará estrés e infelicidad.

Ver también: 13 razones comunes por las que no puedes dejar de pensar en ella

Sin embargo, si vives con autenticidad y aceptas tu comportamiento más comedido, disfrutarás de más crecimiento, éxito y oportunidades en la vida. Podrás centrarte más en tu trabajo y en tus relaciones cercanas que en intentar ser alguien que no eres.

2. Acepte que los métodos tradicionales pueden no funcionarle

Algunas personas se obsesionan con algo que está de moda, como un orador motivacional concreto o un gran libro de autoayuda para ayudarles a conocerse mejor.

Como persona reservada, ya estás en sintonía con tus sentimientos, y puede que no necesites apoyo con el autoconocimiento. Sin embargo, puede que necesites consejo sobre cómo trabajar con personas que tienen motivaciones diferentes a las tuyas.

Muchas personas reservadas no están motivadas por las medidas tradicionales de éxito. Para encontrar lo que funciona para ti, averigua qué te motiva e inspira.

3. Descubre lo que te frena

Es difícil salir de tu zona de confort, especialmente para una persona reservada. Este obstáculo puede frenarte a la hora de alcanzar tus objetivos personales y profesionales.

Los estímulos externos afectan más a las personas reservadas que a las demás.

Por eso, salir de tu zona de confort y exponer tus puntos débiles puede suponer un obstáculo mental. Es más fácil evitar este riesgo que afrontarlo de frente.

Tanto si no quieres esforzarte, como si tienes miedo al fracaso o al rechazo, o cualquier otra cosa, identifica qué es lo que te frena. Descubrirlo es una de las primeras cosas que una persona reservada puede hacer para prosperar.

4. No te compares con los demás

Aunque las personas reservadas suelen ser disciplinadas y orientadas a objetivos, es posible que no tengan los rasgos competitivos de otras personas ambiciosas.

Si ves que a alguien le va bien y a ti no, puedes sentirte derrotado. En lugar de medir tu éxito con el de los demás, compárate con la persona que eras ayer.

Esta práctica te ayuda a mantenerte centrado en tus logros personales y profesionales.

Relacionado:

13 consejos para la ama de casa moderna

Por qué las personalidades ENFP e INFJ hacen buena pareja

Similitudes y diferencias entre INTP e INTJ

Sensación frente a intuición: ¿cómo percibe su mundo?

5. Rodéate de otras personas reservadas

Para evitar las comparaciones negativas, rodéate de personas que sean como tú o que aprecien tu carácter reservado.

Estar rodeado de personas con ideas afines te ayuda a dejar de ver a los demás como competidores y empezar a verlos como un grupo de apoyo con objetivos similares.

Puede que tarde un poco en encontrar a su grupo afín, pero lo sabrá una vez que lo haya encontrado.

Ver también: 15 maneras de prosperar con una personalidad reservada

6. Elige el trabajo adecuado a tu personalidad

Las personas reservadas suelen hacer su mejor trabajo solas, con muy pocas interrupciones y mucho tiempo para concentrarse.

Elija su carrera en consecuencia, que probablemente no sea una que implique viajar mucho, proyectos frecuentes en grupo o un trabajo con una cultura impulsada por las reuniones.

Las empresas que ofrecen la opción de trabajar desde casa pueden ser beneficiosas para las personas reservadas.

Tener la opción de trabajar desde casa algunos días, en un entorno que pueda controlar, puede ser beneficioso después de una semana ajetreada en la oficina.

7. Utiliza la escritura a tu favor

Si eres reservado, probablemente te sientas más cómodo comunicándote a través de la escritura creativa que hablando.

Le gusta considerar detenidamente un asunto antes de compartir sus pensamientos con otras personas. Utilice esto en su beneficio y escriba sus ideas y pensamientos antes de las reuniones.

En las reuniones profesionales, lleva tus notas escritas o asegúrate de tener un esquema de los temas que quieres tratar.

8. Céntrate en tus puntos fuertes

Ser reservado en una sala llena de gente habladora puede parecer una desventaja, pero no tiene por qué serlo si aprovechas tus puntos fuertes.

Como es reservado, es capaz de absorber rápidamente la información, observar la dinámica del grupo y darse cuenta de cosas clave que otros pueden pasar por alto.

Señala las cosas que ves en un correo electrónico de seguimiento a los demás miembros del grupo para que puedan ver tu perspectiva única.

9. Opina

Asegúrate de hablar si tienes algo importante que decir. No te quedes callado si tienes una gran idea en una reunión o detectas un gran problema potencial.

Cuando tenga algo que decir, anímese a decirlo. Una vez que empiece a hablar, es probable que le satisfaga la reacción que obtenga de los demás.

Como no eres de los que hablan impulsivamente, la gente estará más interesada en escuchar lo que tienes que decir.

10. Desarrollar relaciones estrechas importantes

En lugar de hablar poco con mucha gente, recuerda la importancia de hablar cuando sientas una conexión con alguien.

No tienes que conocer a todo el mundo, pero es valioso desarrollar relaciones profundas y sólidas con las pocas personas clave de tu vida personal y profesional que pueden ayudarte a alcanzar tus objetivos.

11. Mantener una actitud positiva

No veas tu tendencia a ser reservado como un defecto, no lo es.

Reconoce las cosas que te resultan especialmente difíciles y adopta una mentalidad de crecimiento para reconocer que puedes superar cualquier obstáculo y aprender de los errores.

Las personas que tienen un mentalidad de crecimiento tienden a prosperar más que los que no lo hacen porque siguen intentando mejorar en lo que sea que estén haciendo.

12. Desarrollar la sensibilización

Desarrolla tu conocimiento y conciencia sobre cuándo seguir tu tendencia natural a permanecer callado y cuándo es mejor anularla.

Por ejemplo, puede ser una buena idea hablar de un asunto que llevas tiempo contemplando en lugar de seguir dándole vueltas.

Puede que su jefe espere que los miembros de su equipo compartan ideas y se expresen en grupo.

Aprenda a corregir cualquier tendencia que tenga a pensar demasiado en los posibles resultados negativos de tomar medidas y céntrese más en los posibles resultados positivos.

13. Considerar cualquier reticencia al éxito

Si te sientes nervioso por alcanzar el éxito profesional, es posible que temas la presión del rendimiento, el aumento de las exigencias sociales y los requisitos sobre tu tiempo.

Si crees que te estás frenando por ello, piensa en cómo puedes combatir estos problemas. No sabotees tus capacidades ni tu futuro cuando sabes que tienes tanto potencial.

Si tu trabajo actual requiere más incomodidad de la que deseas, y has intentado esforzarte, busca uno que se adapte mejor a tu personalidad.

14. Construye tu éxito sobre el prestigio

Hay dos enfoques para alcanzar el éxito en la vida. El primero es el prestigio, que se refiere a compartir la experiencia y saber ganarse el respeto. El otro es la dominación, que implica utilizar la fuerza y las tácticas del miedo sobre otras personas.

Los estudios demuestran que utilizar el dominio sólo es eficaz a corto plazo, ya que los nuevos competidores intentan desbancarle constantemente. Sin embargo, basar su éxito en el prestigio tendrá un impacto a largo plazo.

No necesitas una personalidad dominante, ruidosa o dominante para tener éxito. Aprovecha tu carácter reservado y demuestra a los demás lo mucho que tienes que ofrecer.

15. Juega

Aprender a jugar no significa que tengas que ser alguien que no eres. Simplemente requiere que aprendas a ser flexible.

En lugar de intentar cambiar quién eres, intenta mostrar distintas partes de tu personalidad a distintas personas para poder relacionarte mejor con ellas.

Habla con otras personas de cosas que sepas que les interesan e intenta adaptar tu conversación y tu enfoque observando a los demás.

¿Cómo tratar a una persona reservada?

Si tienes una relación con una persona reservada o ésta trabaja para ti o contigo, te alegrarás de haber dedicado tiempo a conocerla mejor.

He aquí algunas ideas para tratar con una persona reservada:

  • No des por sentado que no tienen opiniones Invítales a compartir sus ideas.
  • Déles tiempo para reflexionar Obtendrá una respuesta más efusiva si lo hace.
  • Reconocer que su carácter reservado no significa que no les gustes o que no quieran pasar tiempo contigo. Lo hacen.
  • Comprender lo poderosos que pueden ser en momentos emocionalmente tensos o estresantes, ya que pueden mantener la calma y el aplomo.
  • Durante la conversación, evita la cháchara e intentar establecer una conexión a través de un discurso profundo y significativo.
  • Evitar indagar demasiado en sus vidas personales a menos que recibas una invitación para hacerlo.
  • Recuerda que son autosuficientes y no suelen querer o necesitar consejos o aportaciones.

Las personas reservadas pueden ser amigos, socios, directivos y empleados firmes, fiables, considerados y atentos. Si se toma el tiempo necesario para conocerlos y comprenderlos, descubrirá un manantial de placer en su presencia.

Reflexiones finales

¿Tiene una personalidad reservada?

Tener una personalidad que le haga ser más reservado en la vida no debería impedirle prosperar, ni profesional ni personalmente.

Juega con tus puntos fuertes y comprende que muchas personas que se han hecho famosas por su éxito eran personas más reservadas.

Ten en cuenta los quince consejos anteriores si sientes que no alcanzas tu potencial, y verás que puedes prosperar con tu personalidad reservada.




Sandra Thomas
Sandra Thomas
Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.