17 ideas de intimidad no sexual que las parejas deberían explorar

17 ideas de intimidad no sexual que las parejas deberían explorar
Sandra Thomas

Allá por 1986, la sensación del R&B Jermaine Stewart le dijo al mundo que "no tenemos que quitarnos la ropa para pasarlo bien, oh no".

En su lugar, instó a todos a " baile y fiesta toda la noche, y beber un poco de vino de cereza, a-ha".

Estamos de acuerdo con Jermaine en que la intimidad puede adoptar diversas formas, no todas ellas sexuales.

Aunque intimidad no sexual puede llevar al sexo, no siempre tiene por qué.

Estas actividades impulsadas por las emociones pueden ser simplemente formas de acercaros más.

Así que hoy hablamos de actos de intimidad no sexuales en las que pueden participar las parejas.

¿Qué es la intimidad no sexual?

En pocas palabras, la intimidad no sexual es el acto de establecer un vínculo con una pareja romántica sin mantener relaciones sexuales.

La necesidad de una intimidad alternativa puede surgir por múltiples razones. Quizás:

  • Una enfermedad o lesión impide la conexión física
  • Las restricciones religiosas le impiden mantener relaciones sexuales con las personas con las que sale.
  • Uno de los miembros de la pareja está atravesando un episodio especialmente grave de depresión o estrés.
  • Entras en una nueva etapa de tu vida y te enfrentas a una nueva disminución del apetito sexual.

O tal vez busque formas de fortalecer su relación no física para mejorar la parte corpórea.

En cualquier caso, hay muchas formas de forjar una intimidad no sexual.

17 ideas de intimidad no sexual que las parejas deberían explorar

¿Qué son las formas no sexuales de intimidad? La intimidad no es sólo un fenómeno físico. También establecemos vínculos con otras personas a nivel espiritual, bioquímico, emocional e intelectual.

Hemos elaborado esta lista de 17 formas de intimar con tu pareja sin mantener relaciones sexuales para reconocer esa realidad.

1. Abrazo

Acurrucarse con la persona adecuada es maravilloso, y hay una razón científica que explica esta agradable sensación: el tacto estimula la dopamina y la serotonina, las hormonas naturales del bienestar.

Experimentar un subidón de placer junto a otra persona crea lazos afectivos y es una forma estupenda de participar en tocamientos no sexuales.

2. Cogerse de la mano

Cogerse de la mano es dulce, y es otra forma de disfrutar del contacto con tu pareja sin llegar a ser demasiado físico. Al igual que los abrazos, cogerse de la mano hace cosquillas a nuestros receptores de dopamina y serotonina.

Ver también: Cómo lidiar con una nuera controladora (9 consejos probados)

Además, cuando nos unimos a otra persona, nos sentimos queridos, protegidos y deseados, lo que supone un excelente ejercicio para los músculos de nuestra salud mental.

3. Beso

Para algunos, besar es pasarse de la raya. Si eres una de esas personas, siéntete libre de seguir adelante. Si no, ¡sí! Besar es la forma definitiva de intimidad no sexual. Hace que el corazón bombee y enciende nuestra libido.

Para las personas que simplemente se abstienen de mantener relaciones sexuales con otras personas pero disfrutan del amor propio, un beso de buenas noches puede ser un poderoso caramelo mental para su tiempo íntimo a solas.

4. Masaje

Pocas cosas en la vida son mejores que un masaje. Sientan divinamente porque:

  • Los masajes hacen que el cerebro libere sustancias químicas que le hacen sentirse bien, lo que disminuye el dolor y provoca una sensación de euforia.
  • Ayudan a aliviar la tensión incrustada en el tejido muscular.
  • Los masajes vuelven a centrar nuestra conciencia, permitiéndonos vivir el momento, el estado más relajante.
  • Estimulan nuestro sistema inmunitario, ayudándonos a sentirnos más sanos y fuertes.
  • Los masajes estimulan el sistema nervioso parasimpático, que desactiva nuestra respuesta de lucha o huida, permitiéndonos caer en un profundo estado de relajación.

Los masajes pueden ser muy sexuales, sobre todo si introduces aceites y lociones. Sin embargo, ten en cuenta que los masajes al desnudo con alguien que te atrae pueden acabar fácilmente en sexo, por mucha fuerza de voluntad que creas poseer.

Así que si ya tienes dificultades para abstenerte de las relaciones sexuales, quizá sea mejor que no te tientes con un masaje corporal íntimo.

5. Hacer ejercicio juntos

Como ya habrá adivinado, cuando se trata de fomentar la intimidad no sexual, las actividades que producen serotonina y dopamina -las hormonas naturales que nos hacen felices- ocupan los primeros puestos de la lista. Y lo ha adivinado: el ejercicio entra en esa categoría.

Al hacer ejercicio con otra persona, ambos sistemas se inundan simultáneamente de serotonina y dopamina, por lo que inconscientemente empiezan a asociar ese subidón de placer.

Sin embargo, si sus niveles de forma física son diferentes, atienda a la persona con menos destreza atlética. Después de todo, no querrá que la frustración estropee la diversión.

6. Cita romántica

La luz de las velas, comida deliciosa (preparada por otra persona), cócteles y una conversación cariñosa es la receta de toda la vida para una cita romántica. Es probable que los cavernícolas se emparejaran y se alejaran de la manada para acurrucarse junto al fuego en un acantilado prehistórico.

Puede sonar a tópico, pero algunos clásicos resisten el paso del tiempo.

7. Ver programas o películas que os gusten a los dos

Disfrutar juntos de una película o un programa de televisión es otra forma de estrechar lazos con la pareja. Las comedias son una excelente opción porque nos hacen sentir muy bien, y la risa estimula el corazón, los músculos y los pulmones.

Además, aullar de risa libera endorfinas -otra sustancia química de la felicidad- en el cerebro. Las películas románticas también pueden estimular los jugos alegres del cuerpo.

Si el presupuesto lo permite, asista a una obra de teatro o a un recital. El encanto de los espectáculos en directo es una experiencia encantadora.

Ver también: 19 formas sólidas de recuperar a tu ex novia

8. Afecto y admiración verbales

Mostrar y no contar es un consejo excelente para los novelistas, pero no lo es cuando se trata de comunicarse con la otra persona. La gente aprecia las afirmaciones verbales, que nos hacen vibrar el corazón.

Por supuesto, soltar palabras "bonitas" en la dirección general de tu pareja sin ningún tipo de afecto o sentimiento no tendrá mucho impacto; de hecho, podría causar problemas.

Pero los momentos tiernos rematados con palabras de amor pueden ser mágicos y reafirmantes.

Más artículos relacionados

115 piropos para que tu hombre se sienta especial

21 ejemplos de límites sanos en las relaciones de pareja

27 grandes gestos románticos para emocionar a tu chica

9. Establecer rituales juntos

Hay una razón por la que la mayoría de las culturas, clubes, religiones e incluso empresas establecen rituales: galvanizan a la gente y crean un sentimiento de unión. Crear tradiciones con tu pareja funciona de la misma manera.

No sólo crea algo especial sólo para vosotros dos, sino que es una piedra de toque a la que siempre podéis volver para sentiros arraigados y unidos.

10. Tire hacia atrás al golpear hacia abajo

Cuando llevamos mucho tiempo en una relación, es fácil caer en la rutina y aporrear a nuestra pareja con las tensiones de la vida.

Y cuando estamos en la trinchera emocional, tendemos a ser menos cuidadosos con los sentimientos de los demás. Nos burlamos demasiado, nos quejamos en voz demasiado alta y, en general, somos menos considerados. Básicamente, golpeamos a nuestras parejas.

Cuando esto ocurre, la intimidad puede resentirse.

Intenta volver a la normalidad con una buena dosis de amabilidad y afecto. Piensa antes de hablar y contén las palabras hirientes. Esfuérzate por ser amable y cariñoso. De este modo, las cosas volverán a la normalidad y se reavivará la relación.

11. Envíense mensajes de texto cariñosos

Saber que alguien nos quiere es la mitad de la batalla, y los mensajes de texto diarios pueden ayudar mucho a transmitir esos sentimientos.

Antes de poner en marcha un calendario de mensajes de texto, piensa en la realidad de la vida de tu pareja. No la atosigues con mensajes cada hora si está ocupada de 9 de la mañana a 5 de la tarde y tiene que centrarse en el trabajo. En su lugar, considera la posibilidad de enviarle un mensaje matutino diario.

Intenta no pasarte de la raya: enviar demasiados mensajes puede estropear una relación incipiente, sobre todo al principio.

12. Apoye plenamente a su pareja

Ya hemos hablado de cómo erradicar la necesidad de "dar un puñetazo" puede aumentar la intimidad de la pareja. Ser comprensivo es muy parecido, pero no es lo mismo. Ser consciente de los sentimientos de la pareja y procurar no decir cosas desagradables es una cosa, pero ser comprensivo requiere más acción.

Por ejemplo: supongamos que a su media naranja le gusta jugar a un juego en línea. En lugar de criticar a su pareja por "perder" el tiempo delante del ordenador, hágale preguntas sobre el juego. Puede que incluso participe en la acción.

Se agradece enormemente que hagamos cosas por nuestra media naranja por puro amor, además de crear una fuerte conexión emocional.

13. Ir juntos a la compra

Compartir las tareas cotidianas con su cónyuge o pareja puede ser una agradable aventura para estrechar lazos. Para empezar, hace que una experiencia normalmente mundana sea mucho más divertida. Después de todo, ir al supermercado siempre es más placentero cuando se va con un compañero de fechorías.

En segundo lugar, es un primer paso hacia el "anidamiento", sobre todo cuando la relación va en serio pero aún no se vive en pareja.

14. Cocinar juntos

Crear cualquier cosa -incluidas las comidas- con otra persona es una experiencia que conecta. No sólo se trabaja en equipo para elaborar la receta, sino que es una oportunidad para charlar y pasar tiempo de calidad en compañía del otro.

No sólo se alimentan mutuamente la barriga, sino también la necesidad innata de afecto y trabajo en equipo.

15. Hacer una gran lista de cenas en casa

Una comida en casa puede ser una oportunidad fantástica para crear un ambiente íntimo. Saca la vajilla y enciende unas velas.

A continuación, atenúa las luces, pon música ligera y disfruta de una cena romántica en la intimidad de tu hogar. Es una experiencia íntima.

16. Hablar de filosofía

Esto puede sonar un poco raro, pero escúchanos.

Compartir nuestros pensamientos más íntimos y filosóficos puede ser estimulante y galvanizador. Al igual que la actividad física, la exploración intelectual estimula nuestros sentidos.

Transforme el frikismo en una experiencia íntima ciñéndose a temas efímeros y generales, como "la naturaleza de la conciencia" o comparando las distintas escuelas de pensamiento.

Fuera de los estudiantes de posgrado y los académicos profesionales, es raro que la gente se entregue a conversaciones profundas sobre conceptos filosóficos, pero hacerlo puede ser una experiencia de unión que genere una intimidad intelectual única.

17. Fijar metas y esforzarse juntos

Alcanzar un objetivo desencadena una explosión de dopamina que nos hace sentir como si estuviéramos en un millón de dólares. Cuando planificas y alcanzas objetivos con tu pareja, se trata de un subidón compartido que forja la intimidad del logro entre los dos.

No, ahorrar el dinero suficiente para las vacaciones de tus sueños no te llevará a la ciudad de O, pero no lo descartes hasta que lo pruebes, sobre todo si lo haces a largo plazo. Al fin y al cabo, una pareja que planea y ejecuta juntos suele permanecer unida.

¿Cómo Usted ¿Tener intimidad no sexual?

La vida es un carnaval de intimidades no sexuales que puedes crear con tu pareja.

Con un poco de planificación, creatividad y compromiso, es posible mantener una relación de pareja sensual y activa sin que el coito ocupe un lugar central.




Sandra Thomas
Sandra Thomas
Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.