29 señales de un narcisista maligno

29 señales de un narcisista maligno
Sandra Thomas

¿Has conocido alguna vez a un ¿Narcisista maligno?

Puede que no conozcas el término, pero si te has encontrado con uno, nunca olvidarás esta personalidad tóxica.

Como todos los trastornos de la personalidad, el narcisismo se sitúa en un espectro con diversos grados de intensidad y dimensiones.

Ver también: 17 señales de un introvertido extrovertido

Aunque algunos rasgos narcisistas se observan comúnmente en adolescentes, esto no indica necesariamente que el individuo acabará cumpliendo los criterios de este trastorno cuando sea adulto.

Sin embargo, de los que desarrollan un trastorno narcisista de la personalidad, algunos se sitúan en el lado más peligroso del espectro, que los clasifica como " narcisistas malignos ."

Qué hay en este post: [show]

    Qué es un narcisista maligno

    El narcisismo maligno es una mezcla de trastornos de la personalidad diagnosticables y que pueden ser concurrentes, dando lugar a una forma extrema de trastorno narcisista de la personalidad.

    La característica esencial del narcisismo es un patrón generalizado de grandiosidad (un sentido extremo de superioridad), una necesidad de admiración y una falta de empatía.

    Sin embargo, el narcisismo maligno incluye un poco más que eso.

    Los psicólogos consideran que se trata de un síndrome caracterizado por la presencia de las características diagnósticas del narcisismo, así como algunos rasgos del trastorno antisocial de la personalidad, tendencias paranoides y agresividad ego-sintónica.

    ¿Cuál es la diferencia entre narcisismo maligno y narcisismo? La principal diferencia entre estos dos trastornos es que el narcisismo maligno no es un término diagnóstico.

    Estos casos más graves de narcisismo patológico son muy difíciles de tratar. Una persona con narcisismo maligno tiene el potencial de arruinar familias, comunidades y entornos de trabajo profesional y son extremadamente peligrosos para tener en su vida.

    Si no puedes alejarte de un narcisista (porque es tu cónyuge, jefe, etc.), es importante que te des cuenta de que devolverle el ataque sólo alimentará su narcisismo, lo que puede ponerte en una situación aún más difícil.

    ¿Cómo saber si tienes un narcisista maligno en tu vida?

    Repasemos algunos rasgos claros del comportamiento narcisista maligno.

    Aunque tener una o dos de estas características no categoriza automáticamente a alguien como parte de esta población, conocer los signos le ayudará a entender el trastorno.

    29 de las señales más flagrantes de un narcisismo maligno

    1. Sentimiento de derecho

    Es normal que todo el mundo se sienta con un poco de derecho durante ciertos momentos de su vida, como un cumpleaños o una celebración personal de algún tipo, pero un narcisista maligno siente este sentimiento de derecho todos los días.

    Un narcisista maligno tiene constantes expectativas poco razonables de recibir un trato favorable. Además, se sienten con el suficiente derecho como para creer que los demás deben cumplir automáticamente sus expectativas.

    Esto significa que, aunque sea tu cumpleaños, el narcisista maligno siente que se merece un regalo más que tú.

    2. Un exagerado sentido de la propia importancia

    Tener confianza en uno mismo es estupendo, pero los narcisistas hacen gala de una confianza desmesurada y esperan que se les reconozca como personas superiores, aunque carezcan de los logros correspondientes.

    Un narcisista maligno suele exagerar o mentir sobre sus logros y talentos pasados para obtener una sensación de reconocimiento.

    Sin embargo, carecen del sentido innato del bien y del mal para sincerarse alguna vez con las personas a las que engañan.

    3. Preocupación por las fantasías de poder

    Los narcisistas piensan constantemente en su poder, su éxito, su brillantez y su belleza, lo que les hace tender a buscar puestos o carreras de liderazgo o de alto nivel.

    Related Post: ¿Pueden dos narcisistas tener una relación?

    Debido a su necesidad de ser el centro de atención en un grupo de trabajo o en una situación social, cuando no están en esta posición, pasan el tiempo fantaseando con ello y planeando formas de conseguirlo.

    4. Grandiosidad

    Una persona que es grandiosa cree que es tan única que no puede ser comprendida por nadie que no esté en su nivel superior.

    Tienen un sentido irrealista de la superioridad, creen que son mejores que los demás y miran a otras personas "inferiores" con desprecio.

    Adoptan la postura de "yo lo soy todo y tú no eres nada, yo lo tengo todo y tú no tienes nada".

    También creen que sólo deben relacionarse con personas o instituciones de alto estatus. Sólo quieren que se les relacione con otras personas a las que perciben como exitosas, ricas y bellas.

    Por último, se ayudan a sí mismos con privilegios especiales o recursos que no les corresponden porque creen que los merecen debido a su superioridad.

    5. Paranoia

    La paranoia puede describirse como un sentimiento de sospecha excesiva sin justificación alguna.

    Las personas con paranoia pueden creer que los demás están conspirando contra ellas o analizar en exceso todo lo que dicen los demás. A menudo se apresuran a criticar a los demás, pero desde luego ellas mismas no están abiertas a las críticas.

    Todos sentimos un poco de esto a veces, pero alguien que está verdaderamente paranoico pierde realmente el contacto con la realidad.

    Por ejemplo, supongamos que estás caminando por una cafetería abarrotada de gente y alguien choca accidentalmente contigo.

    Probablemente reconozca el error con la otra persona y siga adelante. Sin embargo, las personas que sufren paranoia pueden creer que esa persona intentaba causarles daño intencionadamente, tal vez robarles el dinero, o que se dirigía específicamente a ellos por algún motivo.

    Los narcisistas malignos son especialmente paranoicos ante la posibilidad de que otras personas intenten arrebatarles su poder, hacerles daño o quitarles cosas que creen merecer.

    6. Egocentrismo

    Probablemente puedas pensar en alguien en tu vida que tenga un ego fuera de control.

    Es la persona que habla de sí misma todo el tiempo, busca cumplidos y actúa como si el mundo girara a su alrededor.

    Sin embargo, es fácil ser egocéntrico sin ser un narcisista maligno. Una persona simplemente egocéntrica puede aceptar el punto de vista de otra.

    Un narcisista maligno, en cambio, puede enfurecerse si alguien no ve las cosas a su manera.

    7. Falta de empatía

    Un narcisista maligno es completamente incapaz de ponerse en el lugar de otra persona, lo que significa que nunca sentirá remordimiento alguno por sus actos.

    Los narcisistas malignos carecen de la capacidad de comprender lo que otras personas pueden estar sintiendo o de empatizar con los demás. Además, los narcisistas malignos suelen creer que ellos han sido las víctimas del maltrato.

    Imagina que te enfrentas a alguien que te ha hecho daño y, una vez terminada la conversación, de alguna manera has aceptado toda la culpa de las acciones de la otra persona.

    Este es un ejemplo de lo que sería tratar con una persona que carece de empatía. No tienen absolutamente ningún remordimiento ni conciencia.

    Relacionado: 27 rasgos evidentes de una mujer narcisista

    8. Cruel y sádico

    Los narcisistas malignos pueden ser especialmente crueles hasta el punto de que realmente disfrutan causando dolor a otras personas, ya sea mental o físicamente.

    Esta cualidad sádica de disfrutar con el sufrimiento ajeno puede presentarse de dos formas: los sádicos vicarios y los sádicos cotidianos.

    Un sádico vicario es un poco más benigno en el sentido de que puede disfrutar matando a un oponente en un videojuego, pero nunca participa realmente en hacer daño a otra persona.

    Un sádico cotidiano, que describe a un narcisista maligno, está dispuesto a infligir daño o humillar a otra persona y disfrutar del proceso.

    9. Manipulación

    Aunque todos intentamos a veces utilizar una situación en nuestro beneficio, una verdadera naturaleza manipuladora hace que una persona haga esto todo el tiempo.

    Cuando conoces a alguien manipulador, puede parecer carismático, genuino y agradecido, pero a menudo recurre a luz de gas .

    Los manipuladores toman cosas que otras personas dicen o hacen y las tergiversan tanto que sus víctimas suelen acabar confundidas y cuestionándose su propia realidad.

    10. Proyección

    Proyección es cuando alguien transmite sus acciones a otra persona.

    Por ejemplo, supongamos que alguien roba algo en una tienda y luego se dirige a la persona con la que está y la llama ladrona. Eso es proyección.

    Esto lleva a los narcisistas a evitar reconocer sus propios defectos atribuyéndoselos a otras personas.

    Puede que sean conscientes de que esas deficiencias existen, pero nunca las admitirían. Simplemente insisten en que todos los demás son culpables de hacer lo mismo que ellos.

    11. Requiere una admiración excesiva

    Aunque no lo parezca, los narcisistas malignos tienen una autoestima extremadamente frágil.

    Requieren atención y admiración constantes para aliviar sus propias preocupaciones sobre lo bien que lo están haciendo o lo queridos que son.

    Los narcisistas desean ser recibidos con adoración y quieren que los demás se sientan en deuda y maravillados porque el narcisista maligno les ha obsequiado con su presencia.

    12. Explotación interpersonal

    Los narcisistas malignos esperan que se les dé todo lo que quieren, a pesar del coste que pueda suponer para otras personas.

    Por ejemplo, un jefe narcisista puede sobrecargar de trabajo a sus empleados sin tener en cuenta el impacto negativo que ello puede tener en sus vidas o en su bienestar.

    Relacionado: 9 señales de que un narcisista ha terminado contigo

    También suelen entablar relaciones únicamente con personas de las que suponen que pueden favorecer sus motivos de alguna manera.

    En este caso, el narcisista sólo dedicará a la relación el tiempo o el esfuerzo absolutamente necesarios para conseguir lo que desea.

    13. Sobreestima la preocupación de los demás por su bienestar

    Los narcisistas malignos suelen suponer que las personas que les rodean se preocupan intensamente por su bienestar.

    Por ello, los narcisistas malignos tienden a hablar de sus propios problemas o preocupaciones con todo lujo de detalles, sin pararse a reconocer que los demás también tienen problemas.

    Sin embargo, si alguien intenta hablar con un narcisista maligno sobre sus propios problemas, esa persona recibe el desprecio y la impaciencia del narcisista.

    14. Envidia de los demás

    Los narcisistas malignos suelen resentirse por los éxitos o las posesiones de otras personas porque se sienten más merecedores de estas cosas.

    Pueden menospreciar brutalmente las contribuciones de los demás, especialmente cuando otros reciben reconocimiento por sus logros.

    Por ejemplo, si un compañero de trabajo recibe un premio por recaudar la mayor cantidad de ingresos anuales para la empresa, un narcisista maligno podría decir a otras personas que el receptor del premio hizo trampas de alguna manera o que el proceso estaba amañado.

    No estaría dispuesto a aceptar el éxito de su compañero de trabajo y alegrarse por él.

    15. Se enfadan con facilidad

    Los narcisistas se enfadan mucho y están dispuestos a humillar a los demás ante las ofensas más insignificantes.

    Por ejemplo, si un narcisista maligno está contando una historia exagerada sobre una aventura extrema que vivió y alguien cuestiona la validez de la historia, el narcisista sería propenso a contraatacar.

    En este caso, el narcisista podría contraatacar diciendo algo como: "Cómo vas a saberlo, no es como si tuvieras dinero para hacer el tipo de viajes que yo hago".

    Como los narcisistas tienen un ego hipersensible y frágil, tienen que convencer a la gente de que siempre tienen razón.

    16. Sólo ven el mundo en blanco y negro

    Para un narcisista, o eres su amigo o su enemigo, o las cosas son buenas o malas, o tienes razón o estás equivocado.

    Viven dentro de los contornos del extremismo, mientras que otras personas son capaces de apreciar los diversos tonos de gris del mundo.

    Esta forma primitiva de pensar es una de las razones por las que los narcisistas no pueden aceptar sus propios fracasos. Es imposible afrontar el fracaso porque hay una cantidad extrema de energía puesta en tener razón.

    El pensamiento en blanco y negro es un desafortunado método por defecto contra las complejidades del mundo que la mayoría de la gente deja de lado cuando son niños.

    17. Buscan ganar a toda costa

    Lo peor de intentar ganar a toda costa es que suele implicar engañar o hacer daño a otras personas. Sin embargo, esto no molesta a los narcisistas malignos.

    Tienen una necesidad tan arraigada de tener razón y ser los mejores que su propia supervivencia depende de ello. No se darán por vencidos hasta que hayan destrozado a otras personas para sentirse (y parecer) superiores.

    Harán lo que sea para evitar sufrir pérdidas, fracasos o inconvenientes.

    18. Se resisten al tratamiento

    Los narcisistas malignos se burlan de la idea de ir a terapia. Suelen ser felices porque nunca se enfrentan a las consecuencias negativas de su trastorno, sólo lo hacen sus víctimas.

    Dado que las personas suelen acudir a terapia por experimentar malestar, los narcisistas malignos no sentirían la necesidad de buscar tratamiento.

    Si se hace terapia y un médico sugiere a un narcisista maligno que podría padecer este trastorno, no sería raro que el narcisista maligno afirmara que el médico está loco de alguna manera.

    19. Engaño

    Los narcisistas suelen engañar para obtener beneficios o placeres personales, incluidos el poder, el dinero y el sexo.

    Suelen mentir, engañar y estafar, y se sabe que utilizan alias para satisfacer sus necesidades.

    Además, muchos se enfurecerán si sus mentiras son cuestionadas por la verdad o los hechos.

    20. Parecen especialmente encantadores al principio

    Cuando conoces por primera vez a un narcisista maligno, es posible que te sorprenda su encanto, carisma y logros. Ésta es su forma de intentar conquistarte.

    A veces te ofrecen regalos, palabras encantadoras, admiración o cumplidos que realmente quieres creer.

    Es comprensible que alguien se sienta atraído por una persona así, pero también puede ser peligroso. Si algo parece demasiado bueno para ser verdad, normalmente lo es.

    21. Son superficiales

    Los narcisistas malignos no se regulan emocionalmente y tienen creencias que van de un extremo a otro.

    Sus decisiones suelen perjudicar a otras personas porque clasifican sus relaciones y a las personas que conocen basándose en criterios superficiales.

    Tienen una necesidad innata de llegar a lo más alto, aunque pretendan ser altruistas o participen en una actividad que no gira en torno a ellos.

    22. Dependientes de la opinión que los demás tengan de ellos

    Los narcisistas son completamente dependientes de la opinión que el mundo tiene de ellos.

    Necesitan que el mundo les transmita constantemente el mensaje de que son lo mejor de lo mejor y superiores en algún sentido.

    Cualquier opinión negativa de los demás causará mucho dolor a un narcisista.

    23. Rechazar las normas sociales

    Los narcisistas malignos no encuentran valor en actuar de acuerdo con las normas sociales porque creen que la sociedad está por debajo de ellos. No le ven sentido a intentar tener tacto o evitar herir a la gente.

    Por ejemplo, un narcisista rechazaría la norma social de tratar a los demás como le gustaría que le trataran a él.

    Tampoco valoran la integridad ni la honradez y están dispuestos a robar. Desde luego, muestran un mal comportamiento sin inmutarse por ello.

    Rechazar las normas sociales no significa amoldarse a todos los que te rodean, sino más bien desafiar los principios básicos en los que se basa nuestra sociedad.

    Esto también significa que las personas con narcisismo maligno están dispuestas a hacer cosas ilegales sin pensárselo dos veces.

    24. No introspectivo

    Los narcisistas malignos nunca son introspectivos. Puede parecer contraintuitivo tener una incesante autoabsorción y autoinformación sin ninguna introspección, pero esto es algo muy diferente.

    Los narcisistas nunca se miran a sí mismos y se preguntan qué podrían haber hecho mal o de forma diferente.

    Sin duda pasan mucho tiempo obsesionados consigo mismos, pero no dedican tiempo a considerar cómo sus palabras o acciones afectan a otras personas.

    25. Archivos adjuntos inseguros

    Los narcisistas malignos forman vínculos inseguros con otras personas. Este estilo de relación es aquel en el que el vínculo está contaminado por el miedo.

    Los narcisistas quieren tener seguidores, pero como tienen una profunda baja autoestima están paranoicos de que la gente intente volverse contra ellos.

    Les encanta y necesitan que la gente les siga para poder ascender al poder.

    26. Intenta suscitar empatía

    Mientras que el narcisista maligno no ofrecerá empatía, tratan de obtenerla de otras personas hablando de otros que les han hecho daño con un borde agresivo de ira.

    El narcisista puede presentarse como una víctima, al tiempo que se muestra audaz y encantador, por lo que la gente querrá apoyarle.

    A menudo, sus intentos de ganar empatía son a través de mentiras o exageraciones extremas de la verdad.

    27. Dispuesto a hacer daño a la gente

    Como se mencionó anteriormente, el narcisista maligno es muy rápido para herir a alguien emocionalmente, pero también están dispuestos a herir a la gente físicamente.

    Si algo se interpone en su camino, no dudarán en utilizar la fuerza física para eliminar la barrera.

    También están dispuestos a volverse violentos durante peleas o desacuerdos con otros en los que se cuestiona su superioridad.

    28. Odio inexplicable

    Los narcisistas malignos odian sin motivo.

    Esto a menudo provoca que las personas de su entorno interioricen estos sentimientos de odio y se culpen por el abuso emocional, lo que es especialmente perjudicial para los hijos de narcisistas.

    Esta autoevaluación negativa nunca parece terminar mientras el narcisista maligno esté cerca, pero no hay defensa lógica de su odio, ni es culpa de nadie más.

    29. Alcanzan el éxito en el mundo empresarial

    Muchos narcisistas malignos son capaces de llegar a la cima y convertirse en directores ejecutivos o líderes de alguna manera, a menudo porque no se detendrán ante nada para obtener ese poder y control.

    Sin embargo, no tendrán tanto éxito en su vida personal.

    Exhibir estos comportamientos en un mundo empresarial despiadado puede proporcionarles el éxito, pero estos comportamientos en un mundo social no son tan eficaces.

    Al principio es fácil dejarse envolver por la red de un narcisista maligno, pero a menudo, después de que alguien ve lo tóxica que es esta persona, deja de relacionarse con ella.

    Cómo tratar a un narcisista maligno

    Tener un narcisista en tu vida crea una relación tóxica que es muy difícil de sobrellevar.

    Es frustrante interactuar con un narcisista tan extremo, mucho más que tratar con alguien que tiene algunos rasgos narcisistas pero no carece por completo de autoconciencia y capacidad de cambio.

    Ver también: 51 preguntas clave para las citas en línea

    Cuando se trata de la variedad más destructiva y dañina, la más mínima sugerencia de que algo puede ir mal con esta persona se percibe como tan amenazadora que tendrá un impulso feroz de atacar.

    El problema de tratar con éxito a los narcisistas es que la confrontación rara vez es eficaz. Toman las críticas como una amenaza y contraatacan.

    Una mejor manera de abordar los desacuerdos con un narcisista es guardarse las frustraciones para uno mismo.

    La mejor manera de mantener esta sensación de paz superficial es complacerles o apaciguarles hasta que puedas salir de la relación.

    Reflexiones finales

    Con esta exhaustiva lista de rasgos del narcisismo maligno, uno puede suponer que siempre es fácil detectar a alguien con una personalidad narcisista, pero no siempre es tan sencillo como parece.

    Si un narcisista maligno es un narrador eficaz y creíble, las personas bienintencionadas que le rodean apoyarán involuntariamente sus tendencias y acciones destructivas, reforzando el comportamiento detestable del narcisista.

    Lo mejor que puedes hacer por tu propia salud mental y bienestar es alejarte de esta personalidad destructiva. No pierdas el tiempo intentando cambiar o ayudar a un narcisista maligno porque no cambiará.

    Si estás en una relación íntima y observas alguno de estos síntomas de narcisismo maligno, es posible que necesites el apoyo y la orientación de un terapeuta capacitado para poder dejar la relación de forma segura.




    Sandra Thomas
    Sandra Thomas
    Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.