9 rasgos de personalidad abrasiva que debes conocer (con ejemplos)

9 rasgos de personalidad abrasiva que debes conocer (con ejemplos)
Sandra Thomas

Ser abrasivo o tener una actitud abrasiva no te convierte en un persona terrible .

Pero puede te hacen difícil estar cerca.

Aunque seas el mejor en lo que haces (y realmente lo eres), te habrás dado cuenta de que la gente actuar incómodo a tu alrededor.

Es obvio que preferirían estar en otro sitio.

Y no estás invitado.

Ouch.

Has oído la palabra "abrasivo" (entre otros) relacionados con su nombre.

¿Qué significa esto y qué se puede hacer al respecto?

¿Qué es una personalidad abrasiva?

Hay dos tipos de personas abrasivas:

  • Los que do saben que son abrasivos y están orgullosos de ello
  • Los que no se dan cuenta de lo abrasivos que son

El primer tipo suele ser narcisista o egocéntrico; su ego es más importante que la forma en que sus palabras y acciones afectan a otras personas.

No los hace irredimibles, pero a menudo hace que sea difícil estar con ellos.

Las reacciones de los demás a menudo desconciertan a este último tipo de personas; suelen tener buenas intenciones, pero se les da mal decir las cosas y, sin querer, hieren o enfadan a la gente que les rodea.

Si te identificas con esto, probablemente desea para tener mejores relaciones, pero no sabes por dónde empezar.

9 rasgos de personalidad abrasiva

Siga leyendo para obtener una lista detallada de nueve rasgos muy evidentes de una personalidad abrasiva o dura. Tome nota de los que le resulten más familiares.

1. Careces de empatía (o al menos lo aparentas).

Nadie te describiría como una persona empática. Si eres consciente de los sentimientos de los demás, no das muestras de ello. No te comportas como si hubieras pensado en el posible impacto de tus palabras y acciones en los demás.

No es (necesariamente) que no te importe. Es que no ves qué tienen que ver los sentimientos de los demás con cómo son las cosas. ¿Por qué la gente no puede fijarse en los hechos como haces tú?

2. Eres franco y obstinado.

Todo el mundo tiene derecho a opinar, y tú te apresuras a dar tu opinión. No es que pienses que los demás tienen menos derecho a opinar que tú, sino que eres más propenso a decir exactamente lo que piensas, y a discutir agresivamente con quienes discrepan.

No sólo te gusta tener la última palabra; la necesitas. Demasiadas cosas dependen de que tengas razón. Y aunque descartas rápidamente los sentimientos de los demás, a menudo te dejas llevar por los tuyos.

3. Estás orgulloso de tu preferencia por "decir las cosas como son".

No le ves el sentido a tener pelos en la lengua y tiendes a pensar mal de los que sí lo hacen. ¿Por qué no vas al grano y "dices lo que todo el mundo piensa"? O si eres el único que lo piensa, los demás deberían subirse al carro cuanto antes.

Entonces, ¿por qué demonios tardan tanto? No es como si no hubieran hecho ya todo el trabajo para llegar a la única conclusión viable. Quien no esté de acuerdo debe ser lento o estar en negación.

4. Haces que la gente se sienta incómoda.

Gracias a tu falta de empatía y egocentrismo general, a la mayoría de la gente le resulta difícil estar cerca de ti por alguna de las siguientes razones:

  • Presumes de tus logros y menosprecias los de los demás.
  • Haces bromas a costa de los demás.
  • Interrumpe y habla por encima de los demás, desestimando sus ideas, sentimientos, etc.
  • Actúas como si todo se fuera a desmoronar si no estuvieras allí, y al mando.
  • Te apresuras a criticar a quien no está de acuerdo contigo o no puede seguirte el ritmo.

5. Eres un gran fan del "amor duro".

Crees que la mayoría de la gente es demasiado sensible y necesita "endurecerse", no sólo para sobrevivir, sino para llegar a cualquier parte en la vida. No crees en "mimar" a nadie con un enfoque de pedal blando.

Puede que tu objetivo sea ayudar a los demás a tener una piel más gruesa, pero no eres consciente o eres indiferente al trauma que puedes estar infligiendo.

Después de todo, tú mismo pasaste por el infierno y "saliste bien".

6. Eres un adicto al trabajo.

Tener éxito es importante para ti, y la falta de productividad amenaza ese éxito. Aunque no te guste tu trabajo, tienes miedo de dejarlo y arriesgarte a no tener los medios económicos para hacer lo que quieres.

Juegas tan duro como trabajas. No crees en hacer nada a medias y eres rápido para criticar a los que flojean o toman el camino fácil. Nunca serás así.

7. Para ti es importante tener mucho dinero.

Te gusta el dinero, y mucho. Tener un exceso de riqueza forma parte de tu necesidad de control. Además, te hace la vida mucho más fácil. No eres el único.

Los problemas surgen cuando estás dispuesto a pisotear a otras personas para conseguir el ascenso que deseas (que conlleva prestigio y un buen aumento de sueldo). Puedes ser codicioso y avaricioso, aunque lo veas como si sólo miraras por ti mismo.

Ver también: ¿Qué tipo de mujer atrae a un macho alfa?

8. Tiendes a ser puntilloso.

Las personas abrasivas suelen criticar a los demás. Y no ven sentido en mantener en secreto sus pensamientos críticos. Al fin y al cabo, al señalar lo que alguien hace mal, ¿no le estás haciendo un favor?

¿Por qué alguien saldría vestido como que si pudieras evitarles la vergüenza señalándoles lo ridículos que parecen? ¿Y por qué tomártelo como algo personal?

9. Juegas para ganar.

Crees que la sana competencia forma parte de la vida. Y tú no Crees en dejar ganar a los demás para que se sientan mejor. No te tomas a la ligera las derrotas y sueles ser un ganador insufrible.

Aunque no te pases el día siguiente regodeándote en ello, nunca dejas que los "perdedores" olviden cómo los aplastaste. Tú desea que recuerden lo formidable que eres.

Más artículos relacionados

9 rasgos del tipo de personalidad verde de pensamiento abstracto

¿Eres una persona tímida y extrovertida? 11 señales de que eres este tipo único de personalidad

¿Te preguntas si tienes un sentido del humor seco? Esto es todo lo que necesitas saber

Cómo tener una personalidad menos abrasiva

Lo principal a tener en cuenta si estás intentando ser menos Si de verdad te importan los demás y quieres tener buenas relaciones con ellos, empieza por hacer de lo siguiente una prioridad:

  • Escuchar (activamente) a las personas sin interrumpirlas ni sacar conclusiones precipitadas.
  • Trata a los demás con el mismo respeto y amabilidad que tú quieres recibir.
  • Dedica tiempo a conocer la situación por la que atraviesan otras personas.
  • Haz algo que ayude a otra persona y pone en riesgo tu ego.
  • Pide disculpas a quienes hayas herido (sin esperar que te perdonen).
  • Esfuérzate por demostrar a los demás que te preocupas por ellos y por su felicidad.
  • Pregúntate: "¿Ayudará esto realmente a alguien?" cuando sientas la tentación de criticar.

Preguntas frecuentes sobre las personas abrasivas

Ahora que conoces mejor los rasgos de la personalidad abrasiva, vamos a abordar algunas de las preguntas que te pueden surgir.

¿Qué significa ser llamado abrasivo?

Si alguien te describe como "abrasivo", puede deberse a que has mostrado uno o más de los rasgos descritos anteriormente. No es una sentencia de muerte, pero si prefieres ser todo lo contrario, hay son cosas que puedes hacer para ser menos abrasivo y más agradable.

Empieza por tratar a los demás como quieres que te traten a ti.

¿La personalidad abrasiva es un trastorno?

El DSM-V no incluye el "trastorno de personalidad abrasiva" porque, para muchas personas que presentan los rasgos mencionados, su abrasividad no afecta a su funcionamiento en el mundo. Sin duda, puede ser molesta y puede hacer la vida más difícil de lo necesario, pero no es patológica.

Dicho esto, tanto el trastorno narcisista de la personalidad (NPD) como el trastorno antisocial de la personalidad (APD) suelen ir acompañados de un comportamiento abrasivo.

¿Cómo tratar a una persona abrasiva?

A menudo, la mejor manera de tratar con alguien cuya abrasividad hace que sea difícil estar con él es pasar el menor tiempo posible a su lado.

Si son física o emocionalmente abusivos, está totalmente justificado que los evites. Y si eso no es una opción (por ejemplo, eres el cuidador de una persona abrasiva), sé amable sin permitir que se aprovechen de ti.

Ver también: 17 cualidades de una buena mujer (rasgos imprescindibles) ¿Qué hacer cuando un hombre es abrasivo?

Depende mucho de quién sea el hombre y de lo agresivo que se comporte. Si te sientes insegura a su alrededor, aléjate lo más rápido que puedas y haz que le resulte imposible llegar hasta ti.

Si estás acostumbrado a su abrasividad, pero no te gusta cómo actúa, puedes decírselo.

Si se preocupa, se disculpará y se retirará. Si no lo hace, no tienes ninguna obligación de aguantar sus abusos. Y no le haces ningún favor dejándole salirse con la suya.

Ahora que sabes lo que significa ser una persona abrasiva -o conocer a alguna-, ¿qué vas a hacer hoy de forma diferente?

¿Cómo quieres que cambien a mejor tus relaciones?




Sandra Thomas
Sandra Thomas
Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.