¿Cansado de ser amable? 11 maneras de ser una buena persona

¿Cansado de ser amable? 11 maneras de ser una buena persona
Sandra Thomas

¡Ha vuelto a ocurrir! aprovechado de su deseo de llevarse bien y mantener la paz.

Y ahora, te estás mentalizando para un enfrentamiento, diciéndote: "Se acabó lo de ser amable".

Por desgracia, decirte eso a ti mismo no cambiará nada.

Si te has acostumbrado a ser demasiado bonito a los demás, sin importar el coste para ti mismo, estás ante un reto.

Tendrás que llegar a la raíz de tu propio comportamiento conciliador antes de poder realizar cambios reales y duraderos.

Siga leyendo para saber cómo.

¿Por qué soy tan bueno?

¿Por qué sientes la necesidad de ser tan amable todo el tiempo, sin importar cómo te traten?

He aquí algunas pistas que pueden resultarle familiares:

  • Creciste oyendo cosas como: "Si no puedes decir algo amable, no digas nada" y "Pon la otra mejilla".
  • Las personas que permiten que otros abusen de ellas sin consecuencias son alabadas como santas.
  • De niño, te decían que dieras o aceptaras abrazos que no querías "para ser amable".
  • No toleras la confrontación y prefieres ser amable a defenderte.

No es de extrañar que muchos de nosotros crezcamos pensando que se supone que debemos estar de acuerdo con que otras personas nos pisoteen o invadan nuestro espacio sin siquiera pedirles educadamente que se retiren.

¿Por qué no es bueno ser amable?

Ser agradable no es lo mismo que ser amable. De hecho, ser demasiado agradable no tiene nada que ver con la verdadera amabilidad, ni contigo ni con los demás. No beneficia a nadie.

¿Qué daño puede hacer?

  • Tiendes a culparte cuando las cosas van mal o cuando los demás te hacen daño.
  • Permites que otros abusen de ti sin consecuencias.
  • La ira y el resentimiento interiorizados se acumulan y acaban saliendo.
  • La gente que te rodea no confía en que seas sincero con ellos, y viceversa.
  • Tu creencia de que la "amabilidad" te hace mejor persona te ciega ante lo evidente.

Como eterna "buena persona", esperas a que alguien te diga que mereces algo mejor, pero hasta entonces, la rabia reprimida te pasa factura en todos los ámbitos de tu vida.

Todo esto lleva a preguntarse: ¿Existe un trastorno en ser demasiado amable?

Al fin y al cabo, se sabe que existe una relación entre el instinto de complacer a la gente y el trastorno de ansiedad social, por razones que deberían ser obvias.

Detrás de una apariencia de altruismo y simpatía puede esconderse mucho miedo, ira y resentimiento.

¿Cómo puedo dejar de ser amable?

Antes de entrar en detalles, considere los siguientes pasos generales para recuperar su vida:

  • Reconoce que tu comportamiento es demasiado amable y sé honesto sobre lo que te cuesta.
  • Identifica a las personas que se han aprovechado de tu amabilidad.
  • Identifica los comportamientos abusivos que ya no tolerarás.
  • Decide cómo vas a responder a la mierda de los demás.
  • Decide cómo te recuperarás de cada tropiezo y celebra cada victoria.

Lo que les costará a ellos no es nada comparado con lo que te ha costado a ti ser demasiado amable.

Prepárate para dar un ejemplo digno de seguir.

¿Por qué la gente es mala con la gente buena?

Sólo hay una cosa que un matón ve en las personas demasiado amables: presas fáciles. No respetan que te niegues a plantarles cara, pero se aprovecharán de ello.

Tu amabilidad te hace vulnerable y prácticamente garantiza que se saldrán con la suya maltratándote porque probablemente te culparás a ti misma en lugar de a quien realmente tiene la culpa.

Pregúntese si algo de lo siguiente le resulta familiar:

  • En las reuniones de trabajo, aceptas las sugerencias de los demás y te guardas tus propias ideas.
  • Ya tienes bastante que hacer, pero siempre está ese alguien que espera que te encargues de parte de su carga de trabajo, por una razón u otra.
  • Ves a un compañero de trabajo acosando a otros pero no dices nada por miedo a que te traten peor de lo que ya te tratan.

Tú, amigo mío, estás siendo demasiado amable. Y es hora de parar.

¿Cansado de ser amable? 11 maneras de superar la necesidad de serlo

A estas alturas, puedes responder a la pregunta "¿Estás cansado de ser amable?" con un rotundo "Sí". Estás listo para probar un enfoque diferente: amabilidad mezclada con fuerza.

Es hora de dejar brillar tu auténtico yo y descubrir la fuerza que ya tienes.

1. Reduzca la velocidad y procese.

Date tiempo para pensar en lo que realmente sientes y reconoce esos sentimientos sin juzgarlos ni racionalizarlos.

A veces, todo lo que necesitas son unos minutos para reflexionar sobre la situación y procesar lo que sientes de forma consciente.

Tomarte ese tiempo no significa que seas indeciso o lento, sino que te preocupas por tomar la mejor decisión, no la más rápida.

2. Tómate en serio tus sentimientos.

Si estás enfadado, hay una razón para ello. Una vez que puedes reconocer lo que sientes, es hora de profundizar e identificar las razones que hay detrás.

¿Desde cuándo te sientes así? ¿Y cuándo lo sientes más?

Cómo te sientes cerca de otras personas importa. Piensa en el tiempo que pasas a su lado o en el que has perdido porque esperaban que antepusieras sus intereses a los tuyos.

3. Escucha tus síntomas.

No minimices las consecuencias de interiorizar tu ira: el agotamiento, la agresividad pasiva, los atracones, etc. Presta atención a lo que te dicen.

El coste de ser "amable" todo el tiempo es demasiado alto. Si aún no ha afectado a tu salud física, así como a tu estado de ánimo y a tu capacidad para centrarte en tu trabajo y disfrutar de otras cosas, pronto lo hará.

Escucha lo que te dicen tu cuerpo y tus hábitos diarios.

4. Comunícate con honestidad.

Cuando llegue el momento de compartir tus pensamientos con los demás, no vuelvas a caer en el viejo hábito de echarte la culpa de todo. Sé sincero sobre lo que sientes y por qué. El altruismo o un deseo genuino de armonía y cooperación no son excusas.

Si esperas honestidad de los demás, no te exijas menos a ti mismo. ¿Por qué van a ser honestos contigo si sin duda intuyen que te estás guardando algo?

Más artículos relacionados

15 cualidades dinámicas de una personalidad dinámica

55 emociones positivas que te hacen más sano y feliz

12 de los peores rasgos negativos de personalidad que son realmente desagradables

5. Aprende a decir "No".

Practica decir no a quienes te piden que dejes de lado tus necesidades personales para facilitarles la vida. Si alguien te pide que pongas en peligro tus propias prioridades en su beneficio, al menos date tiempo para considerar el coste de hacerlo.

Cualquiera que insista en una respuesta inmediata merece un "No". No tienes que justificar tus razones ante nadie más que ante ti mismo.

6. Enfréntate a tu crítico interior.

Te has acostumbrado a dejar que tu crítico interior se ponga del lado de los matones.

Pero cuando surgen esas voces críticas, puedes optar por ser sincero contigo mismo. Dite la verdad, aunque no estés preparado para decirla en voz alta. Sé honesto sobre lo que quieres y atiende a tus necesidades.

Ver también: 28 plantillas de tableros de visión

Cuanto más lo hagas, más fácil te resultará decir la verdad lo suficientemente alto como para que los demás la oigan.

7. Establezca límites claros y comuníquelos.

Todo el mundo necesita unos límites claros para protegerse a sí mismo y sus propias prioridades de quienes se imponen habitualmente a los demás para conseguir lo que quieren. Pero no basta con tener esos límites; hay que comunicarlos.

Un tono tranquilo y firme y un lenguaje sencillo y claro transmiten la idea sin dar a los infractores la oportunidad de discutir.

8. Desafía tu miedo a molestar a la gente.

A las personas razonables que se preocupan por ti no les molestará que te defiendas y seas sincero sobre lo que sientes.

Puede que se sientan picados temporalmente, pero al final se alegrarán de que hayas sido sincero con ellos.

Los que do Son imbéciles egocéntricos a los que sólo molesta que no te utilicen y manipulen tan fácilmente para servir a sus fines.

9. Libérate de tu necesidad de ser santo.

No es una virtud descuidarse a uno mismo para complacer a los demás. Los que hacen de esto un hábito acaban por quebrarse o quemarse (o ambas cosas).

Ser un felpudo no te acerca al cielo, sólo hace que tu vida se parezca mucho más al infierno de lo que tiene que ser.

Los únicos que se benefician son los que están dispuestos a explotar tu amabilidad mientras se lo permitas, con cero consideración por tu bienestar. No se lo permitas.

10. Practica desafiarte a ti mismo y a los demás.

Estar 100% de acuerdo y dejar que los demás lleven la voz cantante y controlen la conversación es pereza disfrazada de altruismo. No le haces ningún favor a nadie siendo una violeta encogida.

Si ocultas tus ideas a los demás, se preguntarán qué más escondes. Desafía tus cómodos hábitos para sacudirte a ti mismo, y es más probable que desafíes el pensamiento de grupo en el trabajo.

Ver también: 45 frases para animarte a seguir adelante

11. Busca el equilibrio.

No ser demasiado amable no significa que a partir de ahora tengas que ser un capullo. Lo que quieres es un equilibrio que te permita ser amable sin aguantar las cagadas de los demás. Es posible, y merece la pena el tiempo y el esfuerzo que lleva aprenderlo.

La amabilidad es importante, pero la verdadera amabilidad no excluye a nadie, ni siquiera a ti mismo. Lo mismo ocurre con la paciencia y la comprensión.

Deja de dejar que los demás te definan. La persona que realmente eres se merece algo mejor.

Si estás cansado de ser amable, es hora de cambiar.

Ahora que has repasado estas 11 maneras de ser una buena persona sin ser un felpudo, ¿qué cambios estás dispuesto a hacer esta semana?

Piensa en lo diferente que será tu vida cuando la gente acuda a ti por tus ideas en lugar de por "favores". Imagina poder centrarte en tus propias prioridades en lugar de dejarlas de lado para centrarte en las de los demás.

Tienes tanto derecho como cualquier otra persona a crear una vida que te guste.




Sandra Thomas
Sandra Thomas
Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.