Cómo salir de la zona de amigos: pasos probados que funcionan

Cómo salir de la zona de amigos: pasos probados que funcionan
Sandra Thomas

Ha ocurrido.

Has aterrizado de lleno en la zona de amigos y ahora te preguntas: ¿Es posible salir de la zona de amigos?

¿Tu enamorado te verá alguna vez como algo más?

No mentiremos: no es fácil, pero puede hacerse y se ha hecho.

Así que hoy vamos a ver escapar de la zona de amigos.

¿Cuáles son los indicios de que te han "zonificado"? ¿Qué probabilidades hay de romper la barrera?

Tenemos consejos románticos para todos, así que prepárese para tomar notas.

¿Qué significa estar en la zona de amigos y es permanente?

Ser "friend-zoned" significa tener sentimientos románticos no correspondidos por un amigo.

Cualquiera que haya pasado por esa experiencia sabe que es dura para el corazón. Además, salir de la friend zone no es fácil.

Pero si analizas la situación de forma más objetiva, estar en la zona de amigos no siempre es terrible. Al fin y al cabo:

  • Muchas amistades se convierten en romances.
  • Puedes recabar información "privilegiada".
  • Los dos ya os lleváis bien a cierto nivel.
  • Te rodeas de alguien con quien disfrutas.

No obstante, queremos deslizar una nota de cautela. Es imposible hacer que alguien te ame o sienta lujuria por ti. En muchos sentidos, la atracción es instintiva. Nos gusta quien nos gusta. La rima y la razón tienen poco que ver con el deseo.

Así que no se deje llevar por la decepción.

Miles de millones de personas caminan por la Tierra.

Las posibilidades de acabar encontrando una tapadera para su proverbial olla son altas.

E incluso si no lo hace, la vida sigue siendo un viaje fascinante.

Por favor, no lo malgastes suspirando por gente que no aprecia tu genialidad.

Dato curioso Joey Tribbiani acuñó el término "friend zone" en un episodio de 1994 de Amigos llamado "El del apagón".

7 pistas de que estás en la zona de amigos

¿Cómo saber si has caído en la friend zone?

Tenemos siete consejos.

1. Te lo dicen (en pocas palabras)

En la primera temporada de Downton Abbey Hay una escena en la que Edith (una mujer aristocrática en edad de casarse) le pide a su primo Matthew Crawley (un soltero guapo y atractivo) ir a hacer turismo eclesiástico.

Rápidamente ofreció una réplica que decía algo así como: "Sí, deberíamos invitar a mi madre, a tu hermana y a quien quiera venir".

No te sientas mal por Edith. Al final vive feliz con un hombre escandalosamente rico que la quiere mucho. Pero la escena es un ejemplo clásico de friend-zoning.

Otra versión del rechazo amistoso puede sonar así: "Quiero encontrar a alguien como tú, pero no tú, ya sabes. Nunca querría arruinar nuestra amistad".

2. No se apresuran a responderte

Cuando le gustas a alguien románticamente, suele estar pendiente de tus mensajes. En cuanto le envías un mensaje de texto, recibe uno de vuelta. Si le llamas, contesta inmediatamente.

Pero las cosas no son iguales cuando alguien te ve como un amigo. Puede que tarde días -incluso semanas- en devolverte una llamada, un mensaje de texto o un correo electrónico.

3. Mantienes conversaciones unilaterales

Cuando estás con la persona que te gusta, ¿eres tú el que siempre mantiene la conversación? ¿Haces preguntas sobre ellos, pero ellos rara vez hacen preguntas sobre ti?

Si es así, indica que te ven como a un amigo, pero no siempre.

A veces, las personas tímidas pueden comportarse así, incluso cuando están interesadas en alguien. Así que utiliza pistas contextuales. ¿Tu pareja es tímida o simplemente está demasiado ocupada como para molestarse en responderte rápidamente? Intenta ser lo más objetivo posible.

4. Eres su caja de resonancia

¿Acuden a ti cuando necesitan consejo? ¿Te molestan constantemente sobre cómo atraer a tal o cual persona? ¿Siempre insisten en lo buena PAL que eres?

Encontrarse en esta situación puede ser frustrante, y también puede hacer que el "amigo rechazado" se comporte mal cuando su objeto de amor empieza a salir con otra persona.

La necesidad nunca da buena imagen, así que evita este comportamiento si quieres salvar cualquier posibilidad de que vuestra amistad se transforme en romance.

5. Su ideal no eres tú

Cuando hablan de su pareja ideal, ¿encajas en ella? Si no es así, probablemente estés en la zona de amigos.

Ten cuidado de no cambiarte a ti mismo con el único propósito de intentar encajar en su molde. Eso te hará desgraciado. Algunas personas no son para nosotros, y no pasa nada, porque muchas otras sí lo son.

Ver también: 105 citas de gente falsa para recordarte lo falsos que son

6. Siempre están hablando de otras personas

¿Su pareja habla constantemente de lo buenas que están otras personas, hasta el punto de molestarle?

La gente hace esto cuando percibe que alguien que sólo le gusta como amigo está interesado románticamente. Es una forma de decepcionar a alguien con facilidad, o simplemente de no darse cuenta.

7. Te lo dicen (explícitamente)

Antes hemos hablado de cómo alguien puede soltarte indirectas sobre que sólo te ve como un amigo. Otras personas pueden decirte, sin rodeos, que no se sienten atraídas por ti. ¡Ay!

Es difícil de manejar. La crítica directa y el rechazo son duros. Pero pasar por ello forja un carácter tremendo. Además, agradece la certeza.

Al fin y al cabo, saber exactamente cómo se siente la persona que te gusta te evitará perder un tiempo precioso intentando conquistarla.

Cómo salir de la zona de amigos: 15 consejos para ayudarte a escapar

Tu objetivo es escapar de la friendzone, así que te desglosamos cómo salir de la friendzone con una chica o un chico.

1. Analizar y eliminarse

Lo complicado de dar consejos sobre cómo salir de la zona de amigos con un chico o una chica es que cada situación es diferente.

Piensa en quién eres tú y quiénes son ellos. ¿Cuáles son tus preferencias y cuáles las suyas? ¿Coinciden o sois dos aguas y aceites? Evalúa sus relaciones anteriores. ¿Se parecería en algo la tuya? ¿Sería mejor o peor?

En otras palabras, piensa muy bien por qué quieres salir con esa persona. ¿Es puramente por lujuria y atracción física? Es habitual cuando somos más jóvenes, pero las relaciones basadas únicamente en el calentón rara vez funcionan.

Ver también: 13 entrañables rasgos de personalidad cálida

Así que si quieres salir de la friendzone, quizá una forma de hacerlo sea ser más realista con tu enamoramiento: ¿merece la pena o es sólo un capricho pasajero?

Si descubres que tus razones para querer una relación son endebles, aléjate de la competencia.

2. Redefina su categoría

Lo has pensado todo detenidamente y estás seguro de que tú y tu pareja encajaríais como una mano en un guante.

¿Y ahora qué? ¿Cuál es el siguiente paso?

Lo primero que hay que entender es que puede llevar mucho tiempo. Prepárate para un largo recorrido.

A continuación, retírate. Así es; si quieres cambiar el estado de tu relación, empieza por no ser un amigo. Hazte menos disponible. Los humanos estamos programados para querer lo que no podemos tener. Así que cuanto más escaso te hagas, más motivos tendrán para preguntarse dónde estás y, con suerte, echarte de menos.

Además, deja de hacer cosas de amigos. El objetivo es conseguir que te vean con otros ojos. Para lograrlo, tendrás que enfocar la relación desde otro ángulo.

3. Céntrate en ti mismo

Este es el punto frustrante en el que te decimos que te centres en ti mismo.

Lo entendemos. Que te digan que "te centres en ti mismo" es uno de los consejos más molestos. Quieres respuestas, no tópicos vagos.

Pero, por desgracia, a veces el mejor consejo es el que uno no quiere oír, y centrarse en uno mismo suele ser el mejor plan de acción.

Pero ten cuidado. No hagas un cambio de imagen drástico con la esperanza de llamar la atención de otra persona; cualquier cambio que hagas debe ser para ti mismo. Es casi imposible fingir ser alguien que no eres durante mucho tiempo. Y quienes lo consiguen a menudo sufren intensos problemas de salud mental.

Además, cuando nos centramos en desarrollar nuestras habilidades y ser mejores personas, a veces, después de trabajar en nosotros mismos, descubrimos que no somos la misma persona que se enamoró de un amigo en un principio.

Más artículos relacionados

¿Puede una carta de amor hacerle llorar? 45 mensajes sinceros que le harán llorar

¿Me quiere? 23 señales claras de que me quiere

21 ejemplos de límites sanos en las relaciones de pareja

4. Asesórese

No te avergüences de pedir consejo. Habla con tus amigos y familiares. Puede que te sorprenda lo buenos que son mamá o papá dando consejos sobre el amor.

Además, probablemente les encantará que confíes en ellos lo suficiente como para hablarles de tus enamoramientos. Quién sabe, quizá descubras que papá y mamá son mucho más guays de lo que imaginabas.

Si no puedes hablar con tus padres, considera la posibilidad de acudir a un terapeuta o a un asesor sentimental, o incluso a servicios como RelationshipCoach.com, que se dedican a dar consejos sobre el amor.

5. Cultivar la paciencia

Salir de la zona de amigos no es un proceso rápido y sencillo, sino que puede llevar años, así que si estás decidido a dar el paso, no esperes que las cosas se muevan con rapidez.

Como el proceso es lento, muchas personas acaban desenamorándose de su pareja deseada.

6. Iniciar el interés

La vida es larga, o corta, según lo que uno piense. En cualquier caso, a veces arriesgarse merece la pena. En palabras proféticas de la superestrella del hockey Wayne Gretzky, fallas el 100% de los tiros que no haces.

No te precipites. Espera tu momento y sé sincero. Puede que te rechacen de plano, o que descubras que tu pareja también está colada por ti.

A veces es mejor saberlo que perder el tiempo sin motivo.

7. Ponte a ligar

Si quieres pasar de amigo a amante, tienes que convertirte en un contendiente, lo que significa ponerte a ligar.

Primer paso: no te pases. Ligar mal es incómodo y podría empujarte más a la zona.

Así que investigue.

Lee artículos que desmenucen el fino arte del flirteo. Echa un vistazo a algunos vídeos instructivos de YouTube o TikTok.

Pero hagas lo que hagas, no escuches los consejos de la "esfera masculina" de Internet (un consejo: a las mujeres les gusta que las respeten, no que las regañen).

8. Aumenta tu enamoramiento

A todo el mundo le gusta saber que los demás piensan bien de él y se fija en las pequeñas cosas. Destacar sus acciones positivas, sus pequeñas victorias y sus preferencias puede ser una llamada de atención para tu enamorado. Puede que te vea con otros ojos.

Una vez más, sin embargo, debemos insistir en evitar el exceso de entusiasmo.

El objetivo es desencadenar su instinto de héroe, que todo el mundo tiene. Es la deliciosa emoción que baila por nuestras venas al darnos cuenta de que somos queridos y necesitados por otras personas. Técnicamente, desencadenar el instinto de héroe de alguien libera dopamina, una poderosa sustancia química vinculante.

En otras palabras, el enamoramiento es un método científicamente probado para salir de la zona de amigos.

9. Contacto visual

Es esencial crear tensión romántica con tu futuro amor, y el contacto visual es una herramienta poderosa, sobre todo para los que tienen unos ojos preciosos. Haz alarde de ellos.

Respeta la autonomía corporal de cada uno y detente si te lo piden.

Por otro lado, no crucifiques inmediatamente a las personas que mantienen contactos inofensivos.

A algunas personas les gusta más el tacto. Un simple "lo siento, no soy muy susceptible" debería bastar.

10. Deja de enviar mensajes de texto como si fueras un amigo

¿Atiborras tus mensajes de texto de emojis? Es algo amistoso. De acuerdo, algunas parejas no paran de meterse en la parrilla del smartphone del otro con corazones y besos.

Pero eso pasa después. Sé un poco más tranquilo y sofisticado cuando aún estés en la fase de cortejo.

Además, no estés siempre disponible. Si te envían un mensaje de texto, deja pasar un par de horas -o incluso días- antes de contestarles. Hay una razón por la que la gente se hace la dura: funciona.

11. Sé tu mejor yo

No nos cansaremos de repetir que nunca hay que cambiar por alguien. No es forma de vivir.

Es admirable mejorar y hacer ajustes después de aprender algo nuevo sobre cómo funciona el mundo, pero no intentes ser Bettie Boop cuando eres Ada Lovelace.

Si estás decidido a conquistar a alguien, haz todo lo que esté en tu mano para ser lo mejor que puedas ser, con confianza. Desarrolla habilidades, haz ejercicio, pierde peso y ponte las pilas.

Pero nunca presumas.

12. No actúes como un necesitado

Lo peor que puedes hacer es mostrarte pegajoso. Las personas que requieren mucha atención son agotadoras.

Pero un consejo: asegúrate de que no estás tachando injustamente a alguien de llamar la atención porque destaque en otros aspectos. Los humanos tendemos a hacerlo, y es injusto para el "bicho raro".

Comprueba siempre tres veces tus suposiciones.

13. Sea elogioso

A todo el mundo le gustan los cumplidos, así que repítelos. Funciona excepcionalmente bien para quienes intentan cortejar a las mujeres. Si está guapa, díselo.

Pero no seas espeluznante. Si te das cuenta de que algo incomoda a otra persona, deja de hacerlo. Además, no te lo tomes como un rechazo. Cada persona tiene su historia; no tienes ni idea de por qué coquetear puede ser desencadenante para otra persona.

14. Empieza a salir con otras personas

Es normal que las personas queramos cosas que no podemos tener. Y a veces, puede que tengas que salir con otras para que tu verdadero amor se dé cuenta.

Y si te lanzas, dile a la gente con la que salgas que para ti es algo 100% casual, para que no se les rompa el corazón. O puede que tu estrategia te lleve a encontrar a alguien a quien no tengas que esforzarte tanto para conseguir.

Reflexiones finales

Si estas ideas no te convencen, puedes simplemente morder la bala y ser sincero sobre tu interés. Nunca se sabe. Podría funcionar.

La zona de amigos no es un lugar divertido en el que estar: el rechazo, en cualquiera de sus formas, es doloroso. Pero la zona de amigos no es la zona final. En la vida todo es cambio, nada permanece igual.




Sandra Thomas
Sandra Thomas
Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.