Cómo ser tú mismo (11 pasos para entender quién eres realmente)

Cómo ser tú mismo (11 pasos para entender quién eres realmente)
Sandra Thomas

"Sé tú mismo". ¿Habías oído eso antes?

Suena tan sencillo, pero a menudo parece inalcanzable. Te encantaría ser tú mismo si supieras exactamente quién eres.

Estamos tan atrapados tratando de ser alguien más, alguien mejor, que nos perdemos en el proceso. O nunca nos encontramos a nosotros mismos.

A veces, lo que creemos que es nuestro verdadero yo no es más que una fachada que utilizamos para mostrarnos al mundo o para tapar nuestros defectos.

¿Cómo podemos convertirnos en verdaderos y auténticos ?

¿Cómo recuperar nuestro sentido del ser en un mundo tan absorbido por falsos ídolos y personalidades insinceras?

Hablemos de cosas sencillas pero eficaces que puedes hacer para volver a ser tú mismo.

¿Qué significa ser uno mismo?

Esta es una pregunta importante, ya que cambiamos y crecemos constantemente. ¿Existe un único yo verdadero que se mantiene firme a lo largo de toda la vida, o evoluciona con el tiempo?

Tal vez no exista un yo, sino una imagen del yo que creamos con nuestra personalidad, estilo de vida, comportamientos, palabras y decisiones.

Tal vez sea algo intermedio. A través del proceso de vivir la vida y autodescubrirse, descubrimos lo que nos parece auténtico y real.

Nuestro viaje es un proceso de separar lo inauténtico de lo genuino para descubrir nuestro verdadero yo.

Ser tú mismo significa. . .

  • Saber lo que valoras y vivir en consonancia con tus valores.
  • Aceptar y abrazar tu apariencia, inteligencia, personalidad y talentos.
  • Conocer sus gustos y aversiones y establecer límites en consecuencia.
  • Definir su propio sistema operativo personal y sus creencias.
  • Asumir la responsabilidad personal de tus decisiones y acciones.
  • Definir qué significa para ti la integridad y vivir de acuerdo con ella.
  • Tener tus propias opiniones independientemente de lo que piensen los demás.
  • Dejar caer cualquier máscara, muro o autojuicio tras el que puedas estar escondiéndote.

Llegar a ser uno con uno mismo requiere tiempo, mucha curiosidad y la voluntad de desprenderse de las cosas que enmascaran lo que uno es o espera ser.

Ver también: Señales del lenguaje corporal que indican que un hombre está secretamente enamorado de ti

Cómo ser tú mismo: 11 pasos prácticos

1. Desconectar del mundo digital.

Según Statista.com, la gente pasa aproximadamente 136 minutos al día navegando por las redes sociales. Para la mayoría de la gente, las redes sociales suponen mucho más tiempo que eso.

Hoy en día, todo el mundo está conectado a través de las redes sociales. Y aunque estas aplicaciones y sitios web pueden ser beneficiosos para nosotros, también pueden causarnos un gran daño e impedirnos ser quienes somos.

No sólo perdemos muchísimo tiempo navegando por estas aplicaciones, sino que también nos volvemos adictos a los contenidos, a menudo poco realistas, que nos ofrecen.

Antes de iniciar el viaje de autodescubrimiento, intenta pasar algún tiempo a solas contigo mismo.

Desconecta de las redes sociales, deja de mirar lo que hacen los demás y céntrate en ti.

Cambiará tu perspectiva sobre todo lo que te estás perdiendo en el mundo real y te permitirá ver por fin tu verdadera personalidad.

2. Acepta tus virtudes y defectos.

Cada uno de nosotros es polifacético, complicado e imperfecto. Intentamos hacerlo lo mejor posible, pero somos perfectamente imperfectos. Como humanos, son nuestras virtudes y defectos los que nos hacen ser quienes somos y nos ayudan a crecer.

Tus debilidades y defectos no determinan quién eres como persona, pero son una parte vital de tu personalidad.

Si buscas la forma de ser tú mismo, empieza por aceptarte en su totalidad, con defectos y todo.

Ninguna persona es perfecta, y nuestras imperfecciones nos unen al resto de la humanidad. Así que no tengas miedo de mostrarte a ti mismo (y a los demás) tu verdadero yo.

Cuando reconoces tus defectos, te das margen para crecer y descubrir más cosas sobre ti mismo.

La aceptación es la clave para liberar nuestro verdadero potencial.

3. No dejes que el pasado te defina.

Muchos de nosotros tendemos a aferrarnos a nuestros errores y elecciones del pasado, lo que nos impide convertirnos en lo que realmente somos y lo que queremos ser.

Recuerda: NO te definen tus acciones pasadas ni tus errores de juicio. Eres mucho más que eso.

La vida es imprevisible y todos tenemos algún desliz de vez en cuando.

Relacionado: 21 señales de invalidación emocional en tu relación de pareja

Pero la oportunidad de aprender a ser uno mismo reside en aprender de esos errores y tomar nuevas y mejores decisiones en el futuro.

Si nos obsesionamos con nuestro pasado, nunca aceptaremos quiénes somos ahora y quiénes queremos llegar a ser.

4. No te compares con los demás.

Los humanos somos seres sociales. Prosperamos en comunidades, ya sean grandes o pequeñas. Queremos sentirnos incluidos y aceptados.

Pero a veces este deseo de encajar puede tener consecuencias desafortunadas relacionadas con nuestro sentido del valor.

Como queremos gustar y ser aceptados, buscamos constantemente la aceptación de los demás, lo que a menudo nos lleva a ocultar nuestro verdadero yo por miedo a que no nos acepten tal y como somos.

Este anhelo de aceptación puede hacer que nos pongamos una máscara para ocultar nuestro verdadero yo y no permitir nunca que los demás nos vean como realmente somos.

Una vez que te deshagas de la máscara y pierdas la necesidad de impresionar y compararte con los demás, adquirirás la fuerza necesaria para ser tú mismo de una vez por todas.

5. Haz lo que te haga feliz.

¿Se considera una persona complaciente?

¿Se encuentra a menudo haciendo cosas que no le gustan porque sus amigos y su familia esperan que las haga?

Es un problema recurrente para muchos de nosotros, sobre todo porque no queremos decepcionar a los demás, especialmente a nuestros seres queridos.

Tememos que si les defraudamos, nos dejen marchar.

Pero, si estamos constantemente intentando complacer a los demás, nunca seremos libres para complacernos a nosotros mismos. Si seguimos dando prioridad a lo que hace felices a los demás, nunca experimentaremos la felicidad interna.

Ser uno mismo significa abrazar las cosas que te hacen sentir pleno, independientemente de cómo las perciban los demás.

También significa aceptar que no a todo el mundo le gustarán tus decisiones, pero las personas a las que de verdad les importas te respetarán por ellas.

6. Aprende a expresarte.

¿Tiene un estilo de moda único? ¿Le encanta maquillarse? ¿O tal vez le gusta cantar o bailar?

Cualquier cosa que te guste hacer en tu tiempo libre, permítete sumergirte en ella.

No hace falta ser diseñador de moda para crear trajes auténticos, igual que no hace falta ser Picasso para hacer un cuadro precioso.

Cuando te sientas cómodo expresándote de formas que te hagan sentir bien, estarás más cerca de ser tú mismo, sea quien sea.

Expresar tu individualidad te permite afinar tus rasgos naturales de personalidad y mostrarte a ti mismo y a los demás quién estás destinado a ser en lugar de quién crees que deberías ser.

7. Elige bien tu entorno.

Para llegar a ser uno mismo, primero hay que dejarse crecer.

Al igual que una flor prospera con la luz del sol y la lluvia, las personas crecen mejor cuando están rodeadas de personas y cosas que las potencian.

Elegir bien el entorno no sólo significa alejarse del ruido de la ciudad y disfrutar de la vida al aire libre.

Si quieres aprender a ser tú mismo, rodéate de otras personas que te inspiren y motiven a ser auténtico y creativo.

Las personas que se pasan la vida en grupos de gente poco sincera y tóxica, acaban convirtiéndose en lo mismo.

Elige a tus amigos y socios con cuidado, teniendo en cuenta que quieres rodearte de personas que saquen lo mejor de ti y te acepten tal y como eres.

8. Defiende aquello en lo que crees.

Todos tenemos valores que nos impulsan. Pero, ¿de qué valen los valores si no los representamos activamente?

Defender lo que uno cree y vivir de acuerdo con sus valores es crucial para ser uno mismo.

Esto no significa necesariamente reunirse en manifestaciones de protesta o llamar la atención a alguien cada vez que tenga una opinión contraria a la tuya.

Tampoco significa que debas intentar que los demás adopten tus valores y creencias.

Tus creencias y valores son TUS principios rectores, así que nunca los sacrifiques para encajar en las masas.

Muchas personas no tienen la confianza o la fuerza interior para defender aquello en lo que creen, así que guardan silencio.

O permiten que otros crucen sus límites porque se sienten demasiado incómodos para hablar.

Este comportamiento no sólo no es saludable, sino que puede ser lo que te impida convertirte en quien realmente eres.

9. Sal de tu zona de confort.

Esta es una pregunta difícil. Todos vivimos en una burbuja de algún tipo. Todos estamos acostumbrados a ciertas comodidades y rutinas que nos hacen la vida más fácil y sin complicaciones.

Pero si quieres saber cómo ser tú mismo, tendrás que romper esas cadenas y sacudir un poco tu vida.

Relacionado: ¿No sabes qué hacer con tu vida? 39 de las mejores formas de averiguarlo

A veces, salir de tu zona de confort significa hacer algo tan sencillo como cambiar tu rutina diaria y tomar el camino menos transitado.

Sin embargo, la mayoría de las veces significa hacer cambios drásticos en tu vida y ponerte en situaciones que normalmente evitarías.

Esto no sólo puede ayudarte a ganar más confianza, sino que también puede ser una maravillosa herramienta de aprendizaje que te permita descubrir una faceta diferente de ti mismo.

10. Utiliza tus habilidades.

Sé sincero, ¿estás sacando el máximo partido a tus habilidades? ¿Las empleas correctamente?

Esto no sólo significa intercambiar tus habilidades duras por beneficios. ¿Estás utilizando todas tus habilidades naturales en tu beneficio en cada área de tu vida?

A menudo se comete el error de pensar que las competencias son habilidades que se adquieren o se aprenden en un curso de formación o en la escuela.

Nuestras habilidades incluyen mucho más que eso. Todos nacemos con distintas habilidades naturales y, para ser nosotros mismos, tenemos que aprovecharlas.

Mira en tu interior, ¿qué es lo que te sale de forma natural?

  • ¿Es usted una mariposa social?
  • ¿Eres persuasivo?
  • ¿Le gusta escribir o hacer manualidades?
  • ¿Sabe tomar decisiones?

Una vez que sepas en qué eres bueno, intenta centrarte en ello durante un tiempo para tantear el terreno y, tal vez, desbloquear todo tu potencial.

Es donde reside la esencia de tu ser.

11. Escucha tu intuición.

A menudo tu subconsciente te dará pistas cuando nos estemos alejando de ser tú mismo.

¿Te has encontrado alguna vez haciendo una afirmación que sabes que no refleja quién eres?

O puede que hayas fingido ser el alma de la fiesta a pesar de ser introvertido.

En situaciones como ésta, tu intuición suele gritarte que las cosas no van bien, pero tienes que prestar atención.

Si tienes una corazonada sobre algo que te parece raro, tómate unos minutos para comprobarlo contigo mismo. Pregúntate: "¿Seré yo mismo si hago esto (o digo esto o actúo de esta manera)?".

Ver también: 11 etapas de la curación emocional

Si tu instinto te dice "no", retrocede.

Llegar a ser uno mismo es un trabajo en curso

No es fácil ni sencillo.

Es un viaje de autodescubrimiento que requiere tiempo, paciencia y, sobre todo, esfuerzo.

Si quieres saber cómo ser realmente tú mismo o ser la mejor versión posible de ti mismo, empieza a poner en práctica estos pequeños pasos en tu vida.

Se trata de un proceso gratificante en el que descubrirás nuevas oportunidades, potencial y grandeza que no sabías que poseías.

Avanza con confianza y espera cada nueva posibilidad.




Sandra Thomas
Sandra Thomas
Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.