Las 10 etapas de una relación (¿En qué etapa se encuentra usted?)

Las 10 etapas de una relación (¿En qué etapa se encuentra usted?)
Sandra Thomas

La mayoría de las relaciones amorosas comienzan, se desarrollan e incluso se deshacen sin que seamos plenamente conscientes de lo que ocurre, sobre todo al principio.

Por eso es tan valioso para comprender las etapas de una relación romántica y cómo afectan a su conexión como pareja.

Conocemos a alguien, sentimos una atracción inicial y, si todo se alinea como debería, nos vemos arrastrados por un torrente de emociones impulsadas químicamente.

Ver también: 105 frases sobre el perdón para superar las heridas del pasado

Como probablemente haya experimentado, estos intensos sentimientos de enamoramiento y amor inicial se desvanecen con el tiempo y se transforman en otra cosa.

A veces, ese algo más es una conexión más profunda, satisfactoria y emocionalmente íntima.

Otras veces, no tanto.

Qué hay en este post: [show]

    ¿Cuáles son las etapas de una relación?

    Comprender las fases de la relación que experimentan usted y su pareja puede ayudarle a atravesarlas con atención plena y conciencia de sí mismo.

    Puedes pensar en las etapas de una relación por meses Tendemos a evaluar una nueva relación sentimental en función de cómo avanzan las cosas mes a mes.

    Por ejemplo, estas son algunas de las primeras etapas de las citas:

    • El mes 1 se caracteriza por la química y la atracción, ya que os estáis conociendo y experimentando el enamoramiento.
    • Mes 2 el enamoramiento se hace más intenso y empieza a transformarse en una conexión real entre vosotros.
    • Mes 3 la fase de luna de miel con toda su intensidad comienza a asentarse, y os convertís en una pareja exclusiva.

    Pero no todas las trayectorias de las relaciones siguen un calendario mensual predecible. Depende mucho del tiempo que se pase el uno con el otro, así como de las personalidades y necesidades emocionales de las dos personas implicadas.

    Uno de los mejores modelos de fases de relación es el de Mark Knapp, profesor emérito de la Universidad de Texas en Austin.

    Es conocido por sus investigaciones y escritos sobre la comunicación no verbal y la comunicación en el desarrollo de las relaciones.

    Desarrolló un modelo de mejora relacional que encauza el desarrollo interpersonal entre dos personas.

    Su modelo nos muestra cómo crecen y se desarrollan las relaciones e incluso cómo se deterioran y, en última instancia, acaban. Es posible que haya leído sobre las 5 etapas de una relación, y existen 5 etapas del amor que experimentan las parejas.

    Pero el Dr. Knapp sugiere que hay 10 etapas si se incluye lo que ocurre cuando las relaciones empiezan a desmoronarse. Repasémoslas.

    Las 5 primeras etapas de una relación (Coming Together)

    1. La fase de iniciación

    Las etapas de una nueva relación comienzan cuando se conoce a alguien por primera vez. Esta etapa de iniciación gira en torno a las impresiones y la apariencia.

    A ti te atrae el aspecto, la forma de vestir y de presentarse de esa persona, y ella te está juzgando y evaluando con esos mismos criterios.

    Ambos prestáis atención a las señales sutiles y no tan sutiles que enviáis sobre vosotros mismos y vuestra atracción mutua.

    Aunque estas primeras impresiones pueden ser exactas o no, influyen en si los dos quieren o no pasar a la siguiente fase.

    Si se encuentra en la fase de iniciación. . .

    En las primeras etapas de una relación, cómo actuar puede resultar confuso. Por mucho que quieras dar lo mejor de ti mismo, intenta ser tú mismo. Quieres que alguien se sienta atraído por tu autenticidad y tu verdadera personalidad.

    Aunque te sientas físicamente atraído por esta nueva persona, presta atención a su lenguaje corporal, sus habilidades sociales y cualquier cualidad que sepas que deseas en una pareja.

    Es fácil pasar por alto las banderas rojas cuando sientes una fuerte atracción por alguien.

    2. Fase de experimentación

    En esta etapa de luna de miel de la relación, ambos empiezan a indagar un poco más para ver qué intereses y valores comunes pueden tener.

    Aprendes más sobre la persona que se esconde tras ese rostro atractivo y si es o no el tipo de persona que quieres en tu vida.

    Puede ser un momento muy divertido y emocionante cuando descubres más cosas sobre el otro y cómo os relacionáis, o puede ser decepcionante cuando te das cuenta de que esa persona no es la adecuada o no es lo que pensabas que podría ser.

    Si se encuentra en la fase de experimentación. . .

    En la fase de conversación de una relación, es importante hacer preguntas importantes, sin asustar a esta nueva persona.

    Querrás hacerte una idea de sus valores en relación con lo que es importante para ti, así como conocer las áreas de compatibilidad y los puntos en común en vuestra visión del mundo.

    No querrás hacer preguntas que te desanimen como: "¿Ves hijos en tu futuro?" o "¿Cuánto dinero ganas?".

    Pero pregúntele por sus objetivos vitales, su familia y sus amigos, y cómo pasa el tiempo libre. Con sólo estas preguntas puede aprender mucho sobre alguien.

    3. Etapa de Intensificación o de Gozo

    Ahora la relación se vuelve más seria e intensa. Habéis encontrado suficiente en común como para empezar a compartir información más privada e íntima.

    Ambos estáis comprobando si compartís sentimientos más profundos y buscáis señales de que esa persona quiere seguir adelante.

    Es el momento de expresar los sentimientos de afecto, empezar a pasar más tiempo juntos y hacerse regalos. Es una de las etapas más importantes y emocionantes de las relaciones románticas.

    Si estás en la fase de intensificación. . .

    Es fácil dejarse llevar por la emoción de esta nueva conexión, pero es un momento importante para asegurarse de que ambos están de acuerdo antes de intimar o involucrarse más.

    A veces uno de los miembros de la pareja está más preparado para avanzar en la cercanía y el compromiso antes que el otro, lo que puede hacer que la relación termine antes de tiempo o se desequilibre.

    En la medida de lo posible, intenta mantener el ritmo y usar tu buen juicio aunque estés completamente encaprichado.

    4. Fase de integración

    Ahora la relación está en pleno florecimiento y sois una pareja. Cada vez pasáis más tiempo juntos y empezáis a integrar aspectos de vuestra vida.

    Se vuelven sexualmente íntimos y están más dispuestos a ser vulnerables y abiertos sobre diversos aspectos de su vida. Éste es el momento en el que están verdaderamente enamorados y se sienten libres para expresarlo el uno al otro.

    Si se encuentra en la fase de integración. . .

    En este punto de la relación, ambos os sentís seguros y felices, y podéis compartir cada vez más cosas de vuestra vida con esa persona.

    A medida que se involucren más en la vida del otro, pueden empezar a ver áreas de posible desacuerdo o discordia.

    Utiliza la poderosa conexión y el amor que tenéis en estos primeros días para abordar cualquier posible problema antes de que socave vuestra cercanía.

    5. Etapa de vinculación

    Ahora los dos estáis plenamente integrados y desarrolláis un compromiso más formalizado mediante el matrimonio o la convivencia.

    Sus amigos y familiares les ven como una pareja comprometida. Puede que pongan en común sus recursos económicos, tomen decisiones conjuntas como pareja (en vez de como individuos) y empiecen a tener hijos.

    Si estás en la fase de vinculación. . .

    Enhorabuena por haber llegado a esta etapa tan importante de tu vida.

    Plantearse un compromiso a largo plazo con otra persona es un gran paso, y significa que ambos habéis sorteado pequeños y grandes obstáculos en el desarrollo de vuestra relación hasta llegar a este punto.

    Tener una relación romántica íntima, afectuosa y unida no sólo es muy satisfactorio, sino que además contribuye a la salud y la longevidad.

    Ahora su misión es mantener su estrecha relación y protegerla de los inevitables retos a los que se enfrentan las parejas en su vida en común.

    Asegúrate de que los dos os comprometéis a dar prioridad a vuestra relación y de que tenéis un plan para cuidarla y gestionar los conflictos de forma saludable.

    Más artículos relacionados:

    Por qué necesita un plan de crecimiento personal y 9 pasos para crearlo

    27 señales de una relación enfermiza

    Test de compatibilidad de relaciones: ¿son vuestras personalidades compatibles?

    Las 5 etapas siguientes de una relación (Coming Apart)

    6. Etapa de diferenciación

    A medida que pasa el tiempo y los años, puede que os encontréis en etapas de relaciones duraderas que no sean tan positivas.

    Es posible que ambos se vean más como individuos que como pareja. Esta dinámica conduce al estancamiento de las relaciones.

    Este estancamiento se produce cuando las exigencias y presiones de la vida tiran de ti en distintas direcciones y te crean estrés y resentimiento.

    La burbuja del romance y el enamoramiento ha estallado o ya no es impenetrable, y los conflictos se hacen más habituales.

    Si se encuentra en la fase de diferenciación. . .

    Es muy difícil escapar de esta etapa, sobre todo si se trata de una pareja ocupada con hijos y exigencias profesionales.

    Las diferentes necesidades y presiones les obligan a descargar sus tensiones unos contra otros y a proteger su territorio.

    Es imprescindible para la salud de tu relación que tomes medidas para sanar las desavenencias y abordar los desencadenantes del conflicto.

    Este es un buen momento para encontrar un consejero licenciado en relaciones para ayudarle a volver a la pista y salvar su relación.

    7. Etapa de circunscripción

    En esta fase, empiezas a distanciarte aún más, te pones límites protectores y la comunicación se vuelve cada vez menos íntima.

    Puede que cada uno tenga su propia vida, amigos y actividades distintos, y espacios separados en su casa.

    Las discusiones os alejan aún más, y puede que evitéis discutir porque son muy dolorosas, aunque el problema o la cuestión siga existiendo entre vosotros.

    Si se encuentra en la fase de circunscripción. . .

    Este es un momento muy doloroso y solitario en una relación. La pareja se ha distanciado tanto que han perdido la conexión íntima original y el respeto mutuo.

    Si quieres salvar tu relación, es esencial que trabajes junto a un consejero para sanar el daño y definir una nueva forma de relacionarte y reconectar.

    Ambos tendréis que dejar atrás las actitudes defensivas, las culpas y los resentimientos para construir una conexión más fuerte. Si uno de los dos no está dispuesto, no hay muchas esperanzas de salvar la relación.

    8. Etapa de estancamiento

    Cuando tu relación se ha estancado, has llegado al punto en que la separación es prácticamente total.

    Sin embargo, la relación persiste por razones de conveniencia o necesidad. Puede que te sientas apático y desvinculado, pero en este momento no ves una razón de peso para poner fin a la relación.

    En esta fase, las parejas pueden seguir juntas porque tienen hijos, aunque su relación se haya hundido. Si la tensión y el conflicto continúan, es difícil discernir si la separación es lo mejor o lo peor para los hijos.

    Si se encuentra en la fase de estancamiento. . .

    Necesitas ayuda para superar este momento tan doloroso y decidir cuál es la mejor forma de actuar.

    Ver también: Lista de emociones (lista de más de 400 sentimientos y emociones)

    Puede que tengas que resolver problemas económicos, además de afrontar el dolor emocional que supone poner fin a este vínculo.

    Aunque la relación haya tocado fondo, los dos seguís entrelazados de muchas maneras.

    9. Etapa de evitación

    Tanto si vivís bajo el mismo techo como si uno de los dos se ha mudado, ahora estáis realmente separados.

    Pasáis poco o ningún tiempo juntos, y cuando estáis juntos, hay poco contacto visual o comunicación real.

    Estás dando los primeros pasos hacia un final permanente de la relación.

    Si se encuentra en la fase de evitación. . .

    En este punto, la evitación es un mecanismo de afrontamiento necesario y facilita el fin del vínculo que os unía. Es posible que te encuentres confuso y en conflicto, y que intentes volver a conectar para evitar el dolor de la separación.

    De nuevo, contar con el apoyo de un consejero, así como con un sistema de apoyo de familiares y amigos, puede ayudarte a tener claridad y fortaleza durante este tiempo.

    10. Fase de terminación

    La relación termina definitivamente por divorcio o porque las dos personas se van a vivir a casas separadas.

    Para algunas parejas, es un momento de alivio y de pensar en un nuevo futuro.

    Si se encuentra en la fase de terminación. . .

    Es probable que necesite la ayuda de un abogado y/o mediador para tratar los aspectos prácticos de la división de bienes y la coparentalidad de sus hijos.

    Si tiene hijos, tendrá varios años para tomar decisiones sobre la crianza, la manutención y la custodia.

    Es importante que dé prioridad a la salud y el bienestar de sus hijos y que reduzca al mínimo su exposición a la negatividad y al conflicto entre usted y su ex pareja.

    Puede que en este momento empieces a pensar en una nueva relación, o puede que aún sientas demasiado dolor y confusión como para plantearte iniciar una nueva relación.

    Ambos sentimientos son normales. Aprovecha este momento para examinar lo que aprendiste en tu relación anterior y cómo puedes aplicar esas lecciones a medida que avanzas en tu vida.

    Consejos para mantener la cercanía a lo largo del tiempo

    Mantener la cercanía en una relación es crucial para su longevidad. Al fin y al cabo, el amor es un verbo, y hace falta esfuerzo para alimentar y hacer crecer una conexión sana y vibrante. He aquí algunos consejos para mantener ese estrecho vínculo en tu relación:

    • Comunicar con eficacia: Esto implica escuchar activamente a tu pareja y expresar tus pensamientos y sentimientos de forma clara y respetuosa, estando abierto a recibir opiniones. También es importante comunicarse con regularidad, no sólo cuando surgen problemas. También es muy útil hablar con regularidad sobre vuestras esperanzas, temores y objetivos.
    • Priorice el tiempo de calidad: La vida es ajetreada, pero es importante dar prioridad al tiempo de calidad con tu pareja. Reserva tiempo para hacer cosas que os gusten a los dos, ya sea ver una película o dar un paseo.
    • Mostrar afecto: No subestime nunca el poder del contacto físico. Tómese de la mano, acurrúquese o dé un beso a su pareja. Estos pequeños gestos pueden ayudar a mantener la intimidad.
    • Mantén viva la chispa: Es fácil acomodarse en una relación duradera, por eso es esencial mantener vivo el romanticismo. Planifique noches de cita, sorpréndase mutuamente con pequeños gestos y dedique tiempo a la intimidad física.
    • Exprese su agradecimiento: Asegúrate de que tu pareja sabe que la aprecias y que valoras lo que hace por ti. Dale las gracias, halágala y reconoce sus esfuerzos.

    ¿En qué fase de las relaciones te encuentras?

    Sabiendo que conoces las distintas etapas de una relación, puedes comprender mejor en qué punto os encontráis tú y tu pareja.

    Afortunadamente, se encuentra en las cinco primeras etapas del amor y su conexión con su interés amoroso es fuerte. En estas etapas iniciales, es importante:

    Tómate tu tiempo y dale tiempo a la relación para que crezca. Sé tú mismo en lugar de tratar de impresionar. Aprende todo lo que puedas sobre el otro antes de intimar. Presta atención a cualquier señal de alarma que pueda sabotear tu conexión.

    s

    Si se encuentra en una de las fases de desmoronamiento:

    -Actuad cuanto antes para reparar cualquier desavenencia entre vosotros.

    -Reconectar a través de citas, diversión e intimidad.

    -Busca ayuda profesional con un consejero tan pronto como percibas un problema.

    Comprender estas etapas de la relación le permitirá tomar medidas para proteger, reparar o, si es necesario, separarse de su relación actual.

    Piense en su situación actual con su pareja o pareja sentimental y utilice esta información para reflexionar sobre los próximos pasos.




    Sandra Thomas
    Sandra Thomas
    Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.