¿Sientes que nadie te quiere? 18 maneras de darle la vuelta a la situación

¿Sientes que nadie te quiere? 18 maneras de darle la vuelta a la situación
Sandra Thomas

Queremos creer en cuentos de hadas y en "felices para siempre".

Desde que tenemos edad para ver la televisión y las películas de Disney, vemos cómo se supone que debe ser para nosotros.

Encontramos a nuestra persona especial, nos enamoramos y pasamos el resto de nuestras vidas en una dicha romántica.

Mientras tanto, mucha gente (y quizá tú) sigue preguntándose: "¿Por qué nadie me quiere? ¿Dónde está mi final feliz?".

Si estás cansado de oír que eso pasa cuando menos te lo esperas y que sólo tienes que ponerte las pilas, éste es tu artículo.

¿Por qué creo que no me quieren?

Necesitaremos que empieces con tres inhalaciones y exhalaciones profundas, afirmando la gracia durante este duro tema.

Aprendemos a amar en la infancia, cuando nuestras necesidades básicas se ven satisfechas o insatisfechas. A medida que crecemos, construimos la confianza, el amor y la compañía.

También podemos aprender la desconfianza, la manipulación y la independencia.

El sentimiento de "Nadie me querrá nunca" está arraigado en tu pasado mental, psicológico y emocional, y te persigue hoy.

  • No creemos que seas digno de amor por baja autoestima, depresión o ansiedad.
  • Hemos intentado enamorarnos y nos han herido profundamente , creando límites internos que podrían estar arraigados en tu subconsciente o tan conocidos que la soledad es palpable.
  • Establecemos expectativas de amor poco realistas y descartar todo lo que no cumpla nuestros estándares imaginarios.
  • Creemos que buscamos el amor pero en realidad buscamos validación o compañía.

¿Por qué nadie me quiere? 11 posibles razones por las que el amor te esquiva

Antes de perder la esperanza, hagamos algunas actividades de autoconocimiento y amor propio para descubrir dónde puedes estar dando pasos en falso.

Todas las razones están entrelazadas, así que tienes que hacer examen de conciencia.

1. No te quieres a ti mismo

No puedes amar a nadie hasta que te amas a ti mismo. Tratar tu fantasía de amor verdadero como una pieza de puzzle que falta significa que no te sientes tan completo como eres.

Amiga mía, eres hermosa, maravillosa y perfectamente imperfecta tal y como eres, y no dejes nunca que nadie te diga lo contrario. Céntrate en quererte a ti misma y en aceptar todos tus rasgos únicos.

Sé "egoísta" y sumérgete en actividades que alimenten tu alma y te generen confianza, límites y recuerdos.

2. Te auto saboteas

Puedes creer que nadie te quiere y convertirlo en una profecía autocumplida. La base del libro y la película "El Secreto" es que atraemos la energía que emitimos.

Atraerás esa energía y ese resultado si sigues reforzando mentalmente que nadie te quiere.

Siguiendo con el punto 1, también podemos atraer a grandes parejas y luego interponernos en nuestro camino por falta de amor propio.

Un buen momento para llevar un diario podría ser revisar todas sus relaciones o hábitos de citas anteriores y ver dónde están los puntos en común.

  • ¿Alejas a la gente?
  • ¿Te encanta en secreto el ciclo ruptura/maquillaje?
  • ¿Quieres demostrar que no te quieren haciéndolo?

Explora tus defectos amorosos y jura hacerlo mejor en el futuro.

3. Estás anclado en el pasado

Demasiado a menudo, no sabemos lo que tuvimos hasta que lo perdemos. Si estás rumiando sobre el amor perdido y exiges a cada nueva pareja que salga contigo ese estándar, acabarás decepcionado.

Debes curarte del desamor, salir de la mentalidad de "lo que podría haber sido" y centrarte en hacer borrón y cuenta nueva para seguir adelante. Si no estás en el estado de ánimo adecuado, podrías decepcionarte una vez más y hacer daño a otra persona en el proceso.

4. Eres ciego al amor

Otro momento de autoconocimiento es revisar tu rutina. Puede que te des cuenta de que hay hitos en tu vida cotidiana que podrían estar llenos de la posibilidad del amor, pero estás demasiado ocupado mirando el móvil o impaciente en la cola de un café como para darte cuenta del mundo de posibilidades que te rodea.

Mira a cuántas personas has puesto en la "zona de amigos" y explora por qué no están en tu lista de enamorados.

Tómate un momento mientras esperas en la cola para hablar con los que te rodean. Cada persona que conozcas podría estar un paso más cerca de "El Elegido".

5. Tienes miedo

Conseguir todo lo que siempre has querido parece un sueño, pero también da miedo. Sobre todo si nos hemos enfrentado a la traición o el daño de personas que deberían habernos querido cuando éramos niños, es difícil abrirse a alguien.

Es más fácil vivir en esa fantasía que perseguir realmente el sueño.

Una actividad de amor propio consiste en explorar por qué tienes miedo. Sintoniza con las partes del enamoramiento y del estar enamorado que te producen ansiedad.

El conferenciante motivacional Mel Robbins ofrece este consejo a cualquiera que esté atrapado en la lavadora de la ansiedad: "Interrumpe los pensamientos negativos con el concepto de ¿Y si todo sale bien? "Practica esto cada vez que te enfrentes a un momento de ansiedad en una relación o una cita.

6. No lo estás intentando de verdad

Salir con alguien y enamorarse es un trabajo duro. No se trata sólo de mariposas y emoción durante esas primeras semanas.

El amor implica sacrificio, adaptarse a las necesidades de los demás, compartir espacios y repartirse las visitas en vacaciones.

Los puntos de presión en el camino pueden hacer que descartemos una relación simplemente porque no queremos esforzarnos.

No has conseguido nada de lo que tienes en esta vida sin esforzarte. ¿Por qué iba a ser diferente algo tan importante como el amor? A menos que te enfrentes a la manipulación o el abuso, deja pasar los momentos de duda y sigue adelante.

Todas las comedias románticas que te gustan tienen una secuencia de fondo. Si persigues ese sueño, deja que el miedo, las dudas y las inseguridades sucedan, y aprende técnicas para respirar a través de ellas y permitir que pasen.

7. Tienes un castillo y un foso

Incluso una vez superadas las relaciones anteriores, quedan cicatrices de batalla. Cada persona sanará a su propio ritmo. A veces, esas cicatrices sanan creando muros impenetrables.

Es cierto que la persona adecuada te aceptará tal y como eres, pero si llegas a las primeras citas con los muros de tu castillo y el foso lleno de caimanes listos para contraatacar, la persona con la que sales ni siquiera sabe quién eres.

No querrá que un posible socio le eche en cara los agravios de su ex, así que ofrézcale lo mismo.

8. Estás demasiado ocupado

Esto es tanto una excusa como una razón, dependiendo de cómo utilices la frase. Construir una carrera que sabes que implicará horarios tardíos, traslados de lugar de trabajo y atención plena no es un buen momento para empezar una relación.

Ver también: Lista definitiva de 175 ejemplos de actitudes

Una vez que empezamos a tener éxito en el trabajo, es fácil asumir que podemos tener éxito en cualquier cosa. Empezamos a perseguir todos nuestros sueños.

Prioriza lo que es verdaderamente importante para ti ahora, y no pasa nada si eso significa ser el mejor empleado o perder 10 kilos para reducir los riesgos para la salud. Potenciar esa confianza e independencia te ayudará en el mundo de las citas.

9. Se te acaba el tiempo

"Sabes, a veces todo lo que necesitas son veinte segundos de coraje loco. Literalmente veinte segundos de valentía vergonzosa. Y te prometo que algo grande saldrá de ello" - Benjamin Mee, We Bought a Zoo

No hay persona viva, soltera o comprometida, que no tenga una o dos oportunidades perdidas en su pasado.

Las conexiones perdidas, como se las llama, se producen cuando ves algo que quieres perseguir -en este caso, un desconocido atractivo- y te detienes un poco más de la cuenta. Desaparecen entre la multitud o por la puerta de atrás, y te quedas lamentándolo.

Nuestro retraso puede tener su origen en la falta de amor propio, el sabotaje o el miedo. Es difícil dar un paso valiente, pero también puede ser gratificante.

Fíjate en todos los trending posts de las redes sociales: "Te he visto...", cuando Internet interviene para ayudar a arreglar una conexión perdida. Da el paso sin vergüenza ni remordimientos.

10. Tienes demasiados rompedores de tratos

Protegemos nuestro castillo, nuestro foso y nuestro yo con una lista de "dealbreakers". Aunque nunca debes sacrificar el respeto, la honestidad y el compromiso, puedes perder cosas como "Tiene que medir al menos 1,90".

Los "dealbreakers" pueden ser ladrillos que construyan ese muro del castillo, y con cada intento fallido de cita, añadimos unos cuantos ladrillos más.

Si descartas a las personas que roncan, eliminarás a una buena parte de la población, sobre todo si tienes en cuenta que los ronquidos son un efecto del envejecimiento.

Podrías estar roncando cuando llegues a la mediana edad y estés felizmente enamorado. Nadie se ha enamorado nunca basándose en una lista de comprobación.

11. Tiene mucho equipaje que necesita ordenar

La terapia profesional está ampliamente aceptada y disponible en esta época. Puedes hacer sesiones virtuales desde la intimidad de tu casa y aprender herramientas que te ayuden a abrir tu capacidad de amar.

Las personas neurodivergentes (TDA, TDAH, etc.) afrontan la vida de forma diferente. Podrías tener un desequilibrio químico que es necesario alinear para convertirte en un mejor compañero y abrirte a las posibilidades.

Ese mismo terapeuta puede ayudarte cuando te encuentres con obstáculos en el camino hacia el amor y ayudarte a responder a la pregunta: "¿Por qué no le gusto románticamente a nadie?".

Más artículos relacionados

101 preguntas esclarecedoras para el crecimiento personal y el autoconocimiento

13 señales que revelan que la separación de una llama gemela está a punto de terminar

19 Dulces y sutiles señales de que se está enamorando de ti poco a poco

¿Qué debo hacer si nadie me quiere? 7 cosas que están bajo tu control

En lugar de centrarte en "nadie me quiere", céntrate en lo que tú quieres. Abandona cualquier mentalidad victimista (tu terapeuta puede ayudarte con eso) y empieza a retomar el control de todos los aspectos de tu vida.

1. Date una oportunidad

Aunque no tengas muchos amigos donde vives, ve al cine solo o cena en el bar de tu barrio para mezclarte con ellos.

Únase a un grupo social de su comunidad y fíjese objetivos de interacción social. Si crea un perfil de citas, no se limite a esperar a que le salgan pretendientes.

Ignora cualquier inclinación que alimente la negatividad, como suponer que alguien es demasiado guapo para ti o demasiado musculoso para tu estilo de vida.

2. Darles una oportunidad

Fíjate como norma secreta que tendrás tres citas con alguien antes de tomar una decisión. Salvo citas desastrosas e irrespetuosas, deja de buscar la chispa instantánea que Hollywood nos ha entrenado para conseguir.

Todo el mundo se pone nervioso en una primera cita y es propenso a cometer errores por el camino. Esta regla de las tres citas no tiene nada que ver con la intimidad, sino con conocer a una persona.

Incluso puedes marcarte el objetivo de tener una cita de una noche, una cita de un día y una cita doble con tu mejor amiga.

3. Renuévate

Si te falta autoestima debido a tu aspecto, arréglalo. No tienes que hacer dieta de choque ni entrenar como un demonio.

Es tan sencillo como trabajar con un maquillador local para encontrar formas favorecedoras de maquillarte, o contratar a un personal shopper por un día para encontrar ropa que complemente tus curvas.

Explora las aficiones que antes te gustaban y que dejaste de lado al dedicarte a tu carrera. Este paso hacia el amor propio ayudará a los pretendientes a ver tu verdadero yo, que no tendrá nada que ver con la belleza exterior.

4. Esfuérzate

Trata las citas como un trabajo extra. Puedes dedicar varias horas semanales a encontrar el amor. Aunque nunca está garantizado que tus esfuerzos den sus frutos, lo mismo puede decirse de tu trabajo o de tu deseo de tener una mascota.

Si te quedas sentada esperando a que el príncipe azul te encuentre, el resultado será una decepción que alimentará tus dudas y tu soledad.

5. Ceder a los casamenteros personales

Ya sea tu loca tía Connie o tu vecino felizmente casado, deja que la gente te busque pareja. Déjate de interrogatorios sobre posibles parejas y simplemente muéstrate abierto a una aventura.

En el peor de los casos, tendrás una gran historia que contar en TikTok sobre una mala cita. Pero, "¿y si todo sale bien?" Al hacer esto, también crearás una energía positiva abierta a las posibilidades.

6. Eche un vistazo a su pasado

El momento oportuno es tan importante como cualquier otra cosa en las relaciones. Podemos conocer a personas que no están preparadas para el compromiso y luego descartarlas como "jugadoras" cuando en realidad simplemente no estaban en ese estado de ánimo.

Aunque no hay que quedarse atrapado en el pasado, es útil echar la vista atrás a oportunidades potencialmente más oportunas que borrar las posibilidades. No lo decimos nosotros; lo dicen Jennifer Lopez y Ben Affleck.

7. Dar amor

El amor no es sólo romanticismo. El amor es algo que no cuesta nada y lo significa todo. Comparte el amor con tus amigos, familiares y desconocidos.

Ver también: 145 preguntas alucinantes para ampliar tu mente

Ofrece perdón a las viejas cicatrices, aunque sólo sea por ti mismo. Una persona cariñosa es un imán para las parejas potenciales que están dispuestas a explorar el "para siempre" contigo.

Reflexiones finales

El hecho de que estés leyendo este artículo significa que no te han dicho lo suficiente que eres digno de amor.

Dos de las cosas de las que más se arrepienten las personas mayores son preocuparse demasiado y preocuparse demasiado por lo que piensan los demás.

Vive tu vida sin arrepentimientos ni oportunidades perdidas y, sobre todo, ámate a ti mismo con una ferocidad auténtica que encienda tu alma.




Sandra Thomas
Sandra Thomas
Sandra Thomas es una experta en relaciones y entusiasta de la superación personal apasionada por ayudar a las personas a cultivar vidas más saludables y felices. Después de años de obtener un título en psicología, Sandra comenzó a trabajar con diferentes comunidades, buscando activamente formas de ayudar a hombres y mujeres a desarrollar relaciones más significativas con ellos mismos y con los demás. A lo largo de los años, ha trabajado con numerosos individuos y parejas, ayudándolos a superar problemas como la ruptura de la comunicación, los conflictos, la infidelidad, los problemas de autoestima y mucho más. Cuando no está entrenando a clientes o escribiendo en su blog, a Sandra le gusta viajar, practicar yoga y pasar tiempo con su familia. Con su enfoque compasivo pero directo, Sandra ayuda a los lectores a obtener una nueva perspectiva sobre sus relaciones y los empodera para lograr lo mejor de sí mismos.